La planta del laboratorio Pfizer en Kalamazoo, Michigan, puso en marcha el operativo para lograr la distribución lo más rápido posible de la vacuna que fabrica en colaboración con la alemana BioNTech. Lo anterior fue posible gracias a que el viernes pasado la FDA de los EU brindó la autorización a la firma para el uso de emergencia de la sustancia.

La operación cuenta con la colaboración del Gobierno Federal y operadores de correo como Fedex y UPS, así como las autoridades sanitarias de los estados, que serán responsables de la administración final de la vacuna y determinar qué cantidades de dosis requieren, además de los esquemas de inoculación.

Los primeros camiones que salieron de la fábrica transportaron casi 185 mil dosis de la vacuna cada uno, en 189 cajas. Otras 3 mil 900 dosis saldrían por la tarde, mientras que el lunes está previsto el envío de 390 mil dosis más, que llegarán a su destino mañana.

“No terminamos hasta que todos los estadounidenses tengan acceso a la vacuna. Este es nuestro único objetivo; trabajamos todos los días para lograrlo”, tuiteó Gustave Perna, militar encargado de toda la operación.