Con el cambio a la Ley del Banco de México que aprobó este miércoles el Senado, el sistema financiero y el Banco Central están expuestos al lavado de dinero. La iniciativa propone que el Banco de México adquiera todos los dólares que bancos e instituciones financieras no puedan exportar o repatriar.

En un documento que envió al Senado, Luis Urrutia, director jurídico del Banxico, alerta sobre el riesgo de lavado al que se somete al banco central con esta iniciativa. Además, dijo, existe la probabilidad de sanciones a nivel internacional.

“La reforma además viola la autonomía del Banco, pues le estaría dictando cómo debe administrar las reservas internacionales”. señaló en el documento.

De igual manera, este cambio pone en riesgo las relaciones con autoridades financieras de Estados Unidos, más activas en la identificación de operaciones con recursos de procedencia ilícita como se demostró con la detención del general Salvador Cienfuegos.