La Cámara de Diputados aprobó con 440 votos a favor y dos votos en contra la minuta del Senado de la República para reformar la Ley Federal del Trabajo en materia de regulación del teletrabajo o home office.

El dictamen que regula el llamado home office establece una nueva definición de trabajo a domicilio, entendido como el que se ejecuta habitualmente para un patrón, en el domicilio del empleado o un local libremente elegido por él, sin vigilancia ni dirección inmediata de quien proporciona el trabajo.

Los legisladores estipularon que los costos derivados del trabajo a través de la modalidad de teletrabajo,incluirán el pago de servicios de telecomunicación y la parte proporcional de electricidad.

Así mismo, señala que los patrones tendrán que recibir oportunamente el trabajo y pagar los salarios en la forma y fechas estipuladas.

Se acuerda además que no será considerado teletrabajo aquel que se realice de forma ocasional o esporádica.

De acuerdo con el dictamen, se deberá garantizar que los empleados bajo la modalidad de teletrabajo tengan conocimiento de los procedimientos de libertad sindical y negociación colectiva.