Una escuela de Shanghai está usando un robot amarillo brillante para preparar y servir platos en su cantina, en un esfuerzo por mejorar la seguridad alimentaria mientras China busca mantener bajo control la propagación del nuevo coronavirus.

La Escuela Secundaria Experimental Minhang, cuyos estudiantes tienen entre 11 y 13 años, comenzó a usar el robot en octubre, poco después de que la escuela abriera por primera vez, lo que hizo que no fueran necesarios los cocineros humanos.

El robot de aproximadamente 3 metros de altura usa su brazo para recoger platos individuales preparados previamente, como huevos al vapor y alitas de pollo fritas, que coloca en un microondas grande para calentar antes de la hora del almuerzo.