El presidente electo Joe Biden se comprometió a poner fin a la construcción del emblemático muro fronterizo de su predecesor, pero detener el proyecto en curso de miles de millones de dólares será un proceso arduo, complejo y potencialmente costoso.

Su administración enfrentará demandas por el financiamiento del muro, enfrentará preguntas sobre el mantenimiento de las barreras construidas durante los últimos cuatro años y tendrá que lidiar con terrenos privados que fueron desviados para futuras construcciones.

Se han completado alrededor de 667 kilómetros de construcción de muros, de los cuales aproximadamente 568 están reemplazando muros o barreras viejas y en ruinas, al 27 de noviembre, según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. (CBP, por sus siglas en inglés). La administración avanza rápidamente con su objetivo declarado de construir 724 kilómetros para fines de este año, con contratistas trabajando las 24 horas.