La Policía Internacional (Interpol) ha emitido una alerta a los gobiernos del mundo y a la población en general advirtiendo que el crimen organizado se enfocará en la venta de pruebas falsas y el robo de vacunas contra COVID-19, una vez que éstas comiencen a ser distribuidas.

La Interpol emitió la Alerta Naranja a 194 países ante la amenaza de un “comportamiento criminal oportunista y depredador” que amenaza con infiltrarse en la cadena de distribución de las pruebas y las vacunas contra COVID-19.

De acuerdo con el análisis que hizo su Unidad de Delitos Cibernéticos, existen cerca de tres mil sitios de farmacias sospechas de vender productos falsos o ilícitos, de las cuales mil 700 fueron usadas para recopilar datos para cometer fraude por internet (phising).