Un millón 10 mil 857 micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) tuvieron que cerrar su negocio de manera definitiva de mayo de 2019 a septiembre de este año, a causa de la crisis causada por el COVID-19 y la “muerte natural” que tradicionalmente se registra.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el cierre de estas unidades propició la pérdida de tres millones de empleos. Adicional a ello, las mipymes que sobrevivieron redujeron en un millón 140 mil personas su plantilla laboral.

Por último, Julio Santaella, presidente del Instituto, comentó que los resultados no permiten identificar con exactitud las causas del cierre de negocios, pero reconoció que se registraron números atípicos en el marco de la pandemia.