• Cerca de 35% del agua que abastece al Valle de México se pierde por fugas en las redes de distribución.

Las comisiones unidas de Alcaldías y Límites Territoriales y la de Normatividad, Estudios y Prácticas Parlamentarias del Congreso de la Ciudad de México, analizarán la iniciativa que propone que las demarcaciones sean las encargadas del mantenimiento de la red de agua y de la reparación de las fugas del vital líquido.

Esta reforma a la Ley de Alcaldías la presentó al pleno el diputado de MORENA, José Luis Rodríguez Díaz de León, quien indicó que actualmente, la Ley Orgánica de Alcaldías no contempla dentro de las facultades de quienes las titulan el apoyo para la reparación de fugas.

Es por ello que “la iniciativa propone que dentro del marco normativo de las alcaldías sea incluida esta tarea, a fin de garantizar mejores servicios a las y los habitantes de la ciudad”.

En la argumentación de la propuesta, el legislador destaca que un estudio de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), señala que en la Ciudad de México cerca de 35 por ciento del agua que abastece al Valle de México se pierde por fugas en las redes de distribución, es decir, de los 63 metros cúbicos por segundo que llegan, se desperdician 21.5 metros cúbicos.

Agregó que de acuerdo con información del Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACMEX), a diario entran a la red de agua potable 32 mil litros por segundo, para abastecer 300 litros por habitante; no obstante, apenas se abastece a 177 personas.

“Nuestra ciudad enfrenta retos en materia de agua potable y alcantarillado, esto porque hasta un 40 por ciento del suministro se pierde por la gran cantidad de fugas en la red hidráulica”, señala.

En ese sentido y tomando en consideración que actualmente el abasto de agua resulta de gran importancia por la emergencia sanitaria que se vive, el agua es necesaria para realizar diversas recomendaciones de higiene personal y de sanidad.

Destacó que una de las principales acciones contra el posible contagio del COVID-19 es lavado de manos constante, de acuerdo con las recomendaciones emitidas por las autoridades de salud; sin embargo, esto se complica para habitantes de distintos puntos de la ciudad en donde existe escasez de agua potable.

La Ley del Derecho al Acceso, Disposición y Saneamiento del Agua de la Ciudad de México tiene por objeto regular la gestión integral de los recursos hídricos y la prestación de los servicios públicos de agua potable, drenaje y alcantarillado, así como el tratamiento y realización de aguas residuales.

En ese sentido, dicha ley señala que corresponde a las alcaldías dar mantenimiento preventivo y correctivo a las redes secundarias de agua potable, drenaje y alcantarillado, conforme a la autorización y normas que al efecto expida el Sistema de Aguas, así como coadyuvar en la reparación de fugas.