En las últimas semanas, en un momento en que la farmacéutica británica ultima el desarrollo de su vacuna candidata para contrarrestar los efectos del Covid-19, presuntos hackers norcoreanos intentaron acceder a los sistemas informáticos de AstraZeneca.

Fuentes indican que los hackers se hicieron pasar por reclutadores en LinkedIn y WhatsApp para proponer a los trabajadores de AstraZeneca falsas ofertas de trabajo. Más tarde enviaron documentos que simulaban ser descripciones de puestos de trabajo y que incluían un código malicioso diseñado para acceder al ordenador de las víctimas.

De igual manera, se informa que los intentos de piratería se realizaron a un amplio grupo de personas, incluido el personal que trabajaba en la investigación de la vacuna contra el Covid-19.