Las instituciones públicas de educación superior, en un mundo cada vez más polarizado y divido, abren un camino de luz con su misión irrenunciable de formar seres humanos íntegros, con un pensamiento crítico, propio y con un compromiso transformador, afirmó el rector de la Universidad Autónoma del Estado de México, Alfredo Barrera Baca.

Al presidir el cuarto informe de actividades del director del Instituto de Estudios Sobre la Universidad (IESU), Noé Héctor Esquivel Estrada, subrayó que la universidad del siglo XXI debe tener un carácter plural, multicultural, crítico y humanista.

Refirió que durante el confinamiento sanitario por la COVID-19, académicos de este espacio han colaborado en el diseño y aplicación de los protocolos de seguridad e higiene que rigen en toda la UAEM.

El territorio universitario, puntualizó, se ha expandido con un amplio y productivo campus virtual, el cual llega a más de 90 mil jóvenes. “Cientos de acciones universitarias están ocurriendo cada día en las plataformas digitales”.

Indicó que en la dinámica de tolerancia y diversidad que caracteriza a la Autónoma mexiquense, han emergido temáticas y acciones en torno a la justicia social, la democracia, los derechos humanos y la equidad de género.

El autoconocimiento universitario que se investiga en el IESU, sostuvo Alfredo Barrera Baca, ha sido clave para mantener el diálogo como única vía pacífica y humana para resolver nuestras diferencias.