Tras la pandemia, el mundo piensa más en la recuperación económica que en la naturaleza

La pandemia de COVID-19 le ha dado a la naturaleza un pequeño respiro de las frenéticas actividades humanas, pero también ha golpeado la economía global. En otras palabras, las buenas noticias vienen acompañadas de muchas malas noticias.

Los ambientalistas y expertos en sustentabilidad de todo el mundo han estado instando a los gobiernos a aprovechar la disrupción económica actual cambiando la forma en que se hacen los negocios para hacer que las prácticas económicas globales sean mucho más amigables con la naturaleza y sustentables.

Sin embargo, tales cambios no se están produciendo, o al menos no a una escala lo suficientemente grande. Peor aún: algunas naciones como Estados Unidos, Brasil y Australia incluso están flexibilizando las leyes ambientales existentes en aras de una rápida recuperación económica.

Recientemente, más de 60 jefes de estado que se dirigieron a una cumbre virtual organizada por las Naciones Unidas se comprometieron a apoyar los esfuerzos para abordar la crisis mundial de la biodiversidad, que podría provocar la extinción de innumerables especies de plantas y animales en unas pocas décadas. Sin embargo, estas promesas parecen haber sido meras palabras, dice Pamela McElwee, profesora asociada del Departamento de Ecología Humana de la Facultad de Ciencias Ambientales y Biológicas de la Universidad de Rutgers en New Brunswick.

“Cuando observamos lo que están haciendo los países, ya sea en sus presupuestos y políticas anteriores o especialmente en sus paquetes de planificación y recuperación posteriores a COVID, muy pocos gobiernos están poniendo su dinero donde están sus bocas”, dijo McElwee.

“Seguimos viendo enormes cantidades de apoyo financiero para prácticas nocivas, como subsidiar la sobrepesca o la producción de combustibles fósiles o la construcción de infraestructura que dañará la integridad ecológica”, agregó el científico. “Solo un pequeño número de países están abordando la crisis de la biodiversidad de la manera seria que se merece”.

McElwee es el autor principal de un nuevo estudio que explora los cambios que serán necesarios en los sistemas económicos globales para pasar de actividades dañinas a actividades que apoyen la resiliencia del ecosistema. Escrito por un equipo de economistas, antropólogos y científicos ambientales de tres continentes, el documento examina los incentivos financieros, las regulaciones, las políticas fiscales y los programas de empleo con respecto a sus potenciales a este respecto.

Específicamente, los gobiernos deben incluir en los planes de recuperación medidas que prioricen las prácticas sostenibles y ecológicas, incluidas aquellas que brindan beneficios laborales inmediatos y pueden conducir a transformaciones a más largo plazo en la economía mundial.

“Los ejemplos incluyen el cambio de subsidios dañinos a los combustibles fósiles a otros beneficiosos, incluidos los que fomentan la agricultura ecológica; impuestos sobre el carbono que podrían respaldar los programas de protección forestal; y programas de trabajo que se centran en la restauración ecológica y la infraestructura verde ”, señalan los autores.

Y no será suficiente simplemente adoptar alternativas bajas en carbono en la generación de energía. Los planes de recuperación económica también deberían centrarse en una mejor protección de la biodiversidad para preservar los frágiles ecosistemas de daños mayores, subrayan los científicos.

“Las discusiones sobre acciones relacionadas con la naturaleza se han centrado en gran medida en cerrar los mercados de vida silvestre como una fuente potencial de nuevos virus, expandir las áreas naturales protegidas o reducir la deforestación tropical. Si bien estos pueden ser importantes, no necesariamente abordan las causas fundamentales de las alteraciones ecológicas”, señalan.

La Unión Europea está invirtiendo más en la conservación de la biodiversidad en sus planes de recuperación, sin embargo, varias naciones prominentes, incluidos Estados Unidos y China, no han reservado prácticamente ningún financiamiento de estímulo para la protección de la biodiversidad. Nueva Zelanda, India y otros países se encuentran en algún punto intermedio al planear invertir más fuertemente en la creación de empleo en restauración ecológica, pero solo a niveles modestos.

“Los gobiernos no están cumpliendo sus promesas declaradas y necesitan hacer más, de inmediato”, enfatizó McElwee.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí