México enfrenta la peor crisis económica de su historia contemporánea: Gustavo de Hoyos

– Por México, estamos dispuestos a colaborar en un Acuerdo Nacional de
Reactivación Económica, con o sin el gobierno federal.- COPARMEX y la sociedad civil han presentado iniciativas para reactivar la
economía.
– Reconocemos en gobernadores y líderes empresariales voluntad para
trabajar en dicho acuerdo.

A tráves de sus redes sociales Gustavo de Hoyos reconocíó que México está cruzando una de sus mayores crisis de la historia en materia económica.

De acuerdo al INEGI, la economía mexicana registró en el segundo trimestre de
2020 una contracción del -18.9% del PIB (comparando el segundo trimestre de
2020 con el segundo trimestre del 2019). Esto significa la peor caída anual para
un trimestre desde que se comenzó a llevar el registro. Nuestra economía se
contrajo 2.2 veces más que el peor trimestre de la crisis mexicana de 1995 y 2.4
veces más que la crisis financiera global del 2008-2009. Está caída nos sitúa
nueve años atrás en nuestros niveles de actividad económica, con el mismo PIB
que teníamos en 2011.

Es urgente detener esta caída. Es preciso poner en marcha sin dilación un
Acuerdo Nacional de Reactivación Económica para que juntos, Iniciativa Privada y
Gobierno Federal, reanimemos la economía nacional frenada por la pandemia.

En los últimos meses el Gobierno ha sido omiso en el cumplimiento de su deber
en relación a las pequeñas y medianas empresas del país y de los millones de
empleados que en ellas laboran. COPARMEX y la sociedad civil han presentado
diversas propuestas para proteger el empleo y el gobierno ha hecho oídos sordos.
Con decenas de miles de empresas al borde de la quiebra y millones de personas
desempleadas no nos podemos dar el lujo de mantenernos inactivos.

Convocamos al gobierno para construir juntos un Acuerdo Nacional para la
Reactivación Económica, en el entendido de que, si no reacciona, Coparmex y la
sociedad civil iniciarán este esfuerzo con o sin la participación del Gobierno
Federal. No podemos dejar pasar más tiempo.

La situación económica está en una situación muy grave. Para ponerla en
perspectiva: la economía estadounidense reportó una caída anual del -9.5%. La
caída más fuerte para la economía de ese país desde la década de los ’40. Si
comparamos ambos países, nos podemos dar cuenta de que la economía
mexicana cayó casi el doble de lo que lo hizo la economía de Estados Unidos.
El PIB disminuyó en -17.3% en comparación con el primer trimestre de este año. A
una economía en franco decrecimiento se le sumaron los efectos letales de la
pandemia. Con esto, acumulamos cinco trimestres consecutivos disminuyendo, lo
que significa que nuestra economía lleva un año en recesión técnica.

El consenso de los analistas pronostica que la economía mexicana caerá entre
-10% y -11% en el 2020. Lo que nos coloca como uno de los países con las
peores expectativas de Latinoamérica y de las economías emergentes. Los
organismos e instituciones financieras lo atribuyen a la falta de apoyos fiscales
para conservar fuentes de empleos y proteger los ingresos familiares que se
traducirán en una reactivación muy débil para el segundo semestre del año.
El panorama nacional se vislumbra particularmente complejo por la crisis de salud
pública que actualmente atravesamos. El gobierno no ha podido instrumentar
medidas efectivas que permitan controlar los contagios. Estamos a punto de
alcanzar las cincuenta mil muertes por Covid-19, y como ya el tercer país con
mayor número de fallecimientos.

Sólo el 8% de las empresas mexicanas han recibido algún apoyo para enfrentar la
crisis. Según estimaciones del CONEVAL, al 54.9% de la población mexicana no
le alcanza para acceder a la canasta básica alimentaria con sus ingresos
laborales.

Pero no todo está perdido. El gobierno aún puede poner de su parte para mejorar
las condiciones económicas de los mexicanos.

Como en otras partes del mundo, es necesario que el gobierno asigne recursos
para revertir esta dramática situación. COPARMEX continúa impulsando la
necesidad de implementar medidas enfocadas en el empleo. Hemos propuesto los
#RemediosSolidarios que incluyen: Salario Solidario (un subsidio al pago de la
nómina para cuidar el empleo), Seguro Solidario (un ingreso mínimo vital para
brindar un apoyo a los trabajadores que han perdido su empleo) y un Bono
Solidario (que incentiva la generación de nuevos empleos).

Únicamente el Gobierno Federal tiene la capacidad de inyectar los recursos
necesarios para poder recuperarnos después de una caída que ha provocado que
perdamos nueve años de crecimiento económico. A través de medidas como los
#RemediosSolidarios podremos poner un alto al deterioro del mercado laboral y a
las difíciles condiciones que enfrentan los hogares mexicanos.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí