En una playa de la península de Snaefellsness, en el oeste de Islandia han aparecido decenas de ballenas piloto muertas aún se desconocen las causas.

El piloto de helicóptero David Schwarzhans fue quien descubrió a los cetáceos menciona haber contado al menos 50 ballenas piloto de aletas largas varadas.

“Podría haber habido más”. Algunas ya estaban enterrados en la arena.

También conocidas como calderones (Globicephala melas) para algunos estudiosos sería más acertado llamarlos un tipo de “Delfín grande”.

Muichas veces no se esclarecen las razones de varamientos de ballenas que se pueden deber a enfermedad o a desorientadas, o terminan en aguas poco profundas persiguiendo a sus presas. Los cetáceos también pueden verse afectados por factores humanos como el uso de sonares navales. Una vez atrapadas en la arena, a menudo mueren por deshidratación, sus órganos internos colapsan por su propio peso o incluso se ahogan cuando la marea comienza a elevarse y les tapa sus orificios.