Descubren una de las aves más grandes de todos los tiempos

El espécimen, descrito en el “Journal of Vertebrate Paleontology”, fue desenterrado en la cueva Taurida de Crimea, toda una sorpresa si se tiene en cuenta que hasta ahora se pensaba que las aves gigantes solo existían en Madagascar, Nueva Zelanda y Australia

Mientras se realizaban obras de construcción de una autopista el pasado verano en la costa del Mar Negro han sacado a la luz los restos de una de las aves más gigantescas de todos los tiempos, un coloso nunca visto antes en Europa. El ejemplar es comparable al ave elefante de Madagascar o al moa de Nueva Zelanda. Medía 3,5 metros de altura y pesaba 450 kilos, unas dimensiones gigantescas que a buen seguro debieron de impresionar a los humanos primitivos que llegaron al continente hace entre 1,5 y 2 millones de años. Quizás incluso pudo servirles de alimento.

“Cuando sentí por primera vez el peso del hueso que tenía en la mano, pensé que debía ser un fósil de ave elefante porque no se habían reportado aves de este tamaño en Europa. Sin embargo, la estructura del hueso cuenta una historia diferente”, dice la autora principal del estudio, Nikita Zelenkov, de la Academia de Ciencias de Rusia.

Aunque la especie ya había sido registrada con anterioridad, nadie antes había intentado dimensionar el tamaño del especimen. El ave no voladora, atribuida a la especie Pachystruthio dmanisensis, probablemente se habría elevado por encima de los humanos primitivos. Puede que no volara, pero era rápida.

Mientras que las aves elefantes se vieron obstaculizadas por su gran tamaño cuando intentaban ganar velocidad, el fémur de esta ave europea era relativamente largo y delgado, lo que sugiere que era un mejor corredor. El fémur es comparable al de los avestruces modernos, así como a las especies más pequeñas de aves moa. La velocidad pudo haber sido esencial para su supervivencia. Junto a sus huesos, los paleontólogos encontraron fósiles de carnívoros masivos y altamente especializados de la Edad de Hielo. Incluían guepardos gigantes, hienas gigantes y gatos con dientes de sable, que podían cazar a los mamuts.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí