Solo 24 horas han pasado después de una publicación de un usuario de Twitter posicionando su  vídeo en Internet, donde lanzaba una rebanada de queso a la cara de su pequeño hermano y acompañaba el clip con el siguiente mensaje: “He queseado a mi hermanito”.

Este vídeo acumula más de siete millones de reproducciones. Tanto es el impacto que los internautas han creado  “el cheesed challenge” y los videos de padres lanzándoles rebanadas de queso en la cara a sus hijos se ha multiplicado, acumulando miles de vistas.

El objetivo del reto: que le rebanada se quede pegada en la cara del menor.

Muchos usuarios se han quejado que este reto es denigrante para los menores, que en algunos casos lanzan una espontánea carcajada, en muchos otros lloran o se quedan simplemente atónitos.

El reto aseguran que puede ser un gran riesgo para los bebes pues el queso podría llegar hacer daño en un ojo.