Un usuario noruego de 67 años salvó su vida gracias a la detección de caídas del Apple Watch Series 4. El usuario Toralv Østvang sufrió una caída en su baño en mitad de la noche, momento en el que el reloj detectó el movimiento brusco y puso en marcha su “protocolo” de emergencias.

La policía acudió al hogar de Østvang en Hamar, unos 120 kilómetros al norte de Oslo. Los agentes le encontraron inconsciente y ensangrentado en el suelo del baño. En la caída, Østvang sufrió una triple fractura en la cara.

Su Apple Watch Series 4 detectó el accidente y se puso en contacto con los servicios de emergencias del 112, que acudieron al lugar.

El Apple Watch preguntará después al usuario si se ha caído, puesto que guarda un historial de las caídas en la app Salud, en el apartado resultados.