Desde diciembre, un personaje identificado como Armando Monter y algunas personas que se identifican como activistas se plantaron afuera de la Corte e instalaron un campamento en protesta contra los altos salarios de los ministros quienes, aseguran los manifestantes, ganan 600 mil pesos al mes.

La controversia por los salarios de los ministros de la Corte derivó del conflicto que surgió por la promulgación de la ley federal de remuneraciones, que ordena que ningún servidor público pueda ganar más que el Presidente de la República.

El ministro presidente de la SCJN, Luis María Aguilar Morales, rindió su último informe de labores con la presencia del titular del Ejecutivo, miembros del gabinete y los plenos del Consejo de la Judicatura Federal (CJF) y del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Al término del evento, el director de Comunicación Social del CJF, Jorge Camargo, salió de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en su vehículo y los manifestantes, entre los que se encontraba Monter, atacaron el automóvil al creer que se trataba de uno de los ministros.

Aunque la SCJN aclaró que nadie en el Poder Judicial de la Federación gana “ni remotamente” esa cantidad, los inconformes llamaron a salir a las calles a protestar en contra de los ministros, jueces y magistrados a los que, además de los altos salarios, acusan de cometer actos de nepotismo y de corrupción.

Ante la tramitación de diversos amparos y la suspensión de la ley, concedida por el ministro Alberto Pérez Dayán, el titular del Ejecutivo, Andrés Manuel López Obrador, difundió el dato de que los integrantes de la Corte ganan 600 mil pesos mensuales y que por eso se les debía bajar el salario.