Cada año millones de personas en el mundo, inician el año con cargos de consciencia por los excesos de las fiestas de fin de año, y en algunos casos, resintiendo fuerte los resultados.

Grasas, alcohol, exceso de carnes  y azúcares nos dejan en el mejor de los casos, con kilitos de más.

¿Como comenzamos a recuperarnos? Pues bien el ya famoso Detox es el primer paso a seguir, previo a retomar los buenos hábitos.

– Beber agua durante todo el día, preferiblemente sin gasificar para mantener al organismo hidratado. El agua, o en su defecto algún té, tiene efecto diurético y ayuda a liberar toxinas y desechos que el cuerpo no necesita. El agua tibia con limón en ayunas también es recomendable ya que además de hidratar, favorece el proceso de desintoxicación.

– Consumir verduras en todas las comidas. Los vegetales, principalmente los de hojas verdes son diuréticos y muy eficientes para “limpiar” el organismo, al tiempo que aportan una gran cantidad de nutrientes.

– Desayunar fruta ya que estas favorecen el funcionamiento del aparato digestivo, muchas de ellas hidratan al cuerpo y aportan vitaminas, fibras, agua y antioxidantes que colaboran con nuestro proceso de desintoxicación. También se recomienda la fruta para el postre o las colaciones entre comida y comida.

– Evitar las harinas, el azúcar y los productos ultraprocesados ya estos son nuestros peores enemigos en período de depuración. Lo mismo con los refrescos y bebidas alcohólicas.

– Realizar actividad física. Puede ser salir a caminar, andar en bici o patinar, que son actividades fáciles de realizar, para las cuales no hay necesidad de anotarse en un gimnasio y son muy beneficiosas para la salud. Al ser época de verano se recomienda salir bien temprano a la mañana o con la caída del sol para cuidarse de los rayos UV y no generar deshidratación u agotamiento.

La actividad física favorece la circulación sanguínea y amplía la potencia de las funciones inmunes para neutralizar las toxinas. También ayuda al sistema linfático para recoger y eliminar desechos del organismo.

Así que ya lo sabes, comienza el año sano, comienza el año bien.