El 22 de diciembre nos enteramos de que China lanzaba un satélite de baja órbita.

Lo que quizá no sabías era la razón: Hongyun-1, se trata del primero de 156 satélites que formarán una red global y que pretenden proveer al mundo de un nuevo servicio de Internet satelital.

La Corporación de Ciencia y Tecnología Aeroespacial de China, propiedad del estado chino, es quien desarrolla. Para dar su servicio a zonas rurales de China en una primera fase y después, llegar a países en vías de desarrollo en una segunda fase.

Sin embargo, a algunos miembros de la comunidad internacional están preocupados de que un país como China, con una política restrictiva para el acceso al Internet ofrezca estos servicios a otros países.

China espera tener lista su red satélite para el 2022, según informa Quartz representará además un gran impulso al espacio aéreo comercial del país.