La contaminación de plásticos en los océanos no podrá combatirse ante la falta de acuerdo sobre las medidas a adoptar entre los ministros de Medio Ambiente, Océanos y Energía del G7, reunidos en Halifax (Canadá).

Tras la reunión conjunta, Canadá dijo que los ministros “se mostraron de acuerdo en que reducir la contaminación plástica en los océanos requiere la acción urgente de gobiernos y sector privado”.

Pero Canadá fue el único país que especificó contribuciones económicas para luchar contra las emisiones de basura plástica a los océanos.

Canadá dijo que destinará un total de 38 millones de dólares canadienses (29,2 millones de dólares estadounidenses) a distintos proyectos para reducir la contaminación de plásticos.

Canadá, tampoco obtuvo un respaldo unánime de los ocho países no pertenecientes al G7 invitados a la reunión de Halifax (Argentina, Jamaica, Kenia, Islas Marshall, Nauru, Noruega, Seychelles, Sudáfrica y Vietnam) para su propuesta de Convención de Plásticos en el Océano.

Ottawa lanzó el proyecto durante la Cumbre del G7 celebrada en junio de este año en el país norteamericano.

Durante la Cumbre del G7, Estados Unidos y Japón se negaron a firmar la propuesta que sí recibió el apoyo de los otros socios del grupo: Alemania, Italia, Reino Unido y Francia además de Canadá.