Ernesto Valverde no pierde la calma, ni por el empate con el Girona, ni con la aplicación del VAR, que supuso la expulsión de Lenglet, sancionado con un partido por el Comité de Competición y que por tanto no podrá jugar este miércoles en el campo del Laganés. “Hay que esperar un poco más a que todo se ajuste”, resume el entrenador del Barça.

Los azulgrana parecen hoy un equipo más vulnerable, ya han concedido cinco goles en la Liga: dos contra el Girona y dos más ante el Huesca en el Camp Nou, más uno en Anoeta. Unas cifras que contrastan con las de la pasada temporada, en que tardó 13 jornadas en tomar dos tantos, contra el Celta.

“Todavía hay que aguardar, disputar más partidos, para ver la tendencia”, argumentó Valverde. “Sí que de alguna manera tenemos que reajustarnos porque hay veces que se producen desequilibrios, sobre todo cuando jugamos con cuatro delanteros y hay que cubrirlo. Se trata de encontrar el equilibrio”.

La misma opinión es extensible al uso del VAR. “Todos estamos a favor de la tecnología para que ayude a un fútbol más justo”, argumentó el técnico del Barça. Hay jugadas claras, sobre todo de gol y de fuera de juego, y tenía dudas sobre su incidencia en el ritmo del partido y si pararía mucho o no el juego. Todo se está ajustando. Tiene cosas que me gustan y otras que no veo tan claro. Por ejemplo: ¿Por qué se da importancia a una expulsión y no a una falta fuera del área? La diferenciación no está muy clara. Hay, eso sí, un punto más de justicia y los partidos tampoco se alargan tanto. La polémica se reducirá en los temas gordos, pero en las otras subsistirá”.

Recuperado Malcom y sancionado Lenglet, Valverde volverá a rotar al equipo en cancha del Leganés. Incluso ha solicitado que Miranda, candidato a sustituir a Jordi Alba, no se concentrara para el entrenamiento con la selección sub-19. “Tenemos tres partidos fuertes en seis días, y el de Butarque es un estadio en el que resulta difícil jugar”. “Los equipos de Pellegrino son siempre ordenados tácticamente y te pueden sorprender a la contra o en las segundas jugadas. El Leganés tiene entusiasmo e ímpetu, ha jugado muy bien los dos partidos de casa a pesar de que los resultados digan lo contrario. Va a ser duro”.