Justo cuando se suponía que la paridad de género iba acortando su brecha en México, nos topamos con el caso ¨juanitas¨ en Chiapas.

Si bien se cambió la ley federal para que las o los suplentes que ocuparan las curules fueran del mismo género, no se hizo a nivel estatal, y fueron este tipo de huecos en la ley, los que desencadenaron la renuncia masiva de diputadas y regidoras en ese estado, mismo que desde hace unos meses se encuentra en el ojo del huracán por el tema del Gobernador-Senador, Manuel Velasco.

Estas Juanitas o Manuelitas (como les llaman ahora derivado del suceso de Velasco), fueron 42 mujeres que renunciaron a sus cargos en distintos municipios de la entidad. Este acontecimiento me pone a pensar en dos cosas: la primera, ¿por qué hay mujeres que se prestan a este tipo de situaciones tan poco dignas?, y la segunda, debe de existir una penalidad para este tipo de violencia de género, así como mecanismos que empoderen a las mujeres para que luchen por sus derechos y no se dejen presionar por los hombres.

Así mismo, recordemos que no es la primera vez que sucede algo así en ese estado, en el 2015, se permitió que los partidos políticos violaran de forma flagrante las leyes electorales en materia de paridad de género, lo que terminó en el desmantelamiento de todos sus consejeros.

Al parecer esta vez, sí hubo una reacción inmediata de los órganos electorales, como el INE y el IEPC, los cuales hicieron un llamado para que no se permita de nueva cuenta, la violación de los derechos políticos de las mujeres. Me atrevo a decir que esto fue gracias a la exitosa cobertura mediática de la nota. Hoy las redes sociales están mitigando de cierta forma los efectos de la corrupción, ya que cuando un caso se vuelve viral, resulta imposible taparle el ojo al macho.

Manuel Velasco, ahora Gobernador sustituto pidió recientemente a la Fiscalía del Estado, que llevará a cabo las investigaciones pertinentes y que del mismo modo se castigara a quienes resultaran responsables de la conducta violenta política contra las mujeres.

A su vez la CNDH se hizo presente y a través de un comunicado, condenó que los partidos políticos simulen paridad de género y agravien a las mujeres.

Habrá que ver en que termina la telenovela de las Manuelitas chiapanecas y mientras tanto seguimos en espera de que se deje de debilitar el estado democrático de derecho ya que es urgente la incorporación de más mujeres en la vida política.

Instagram: @karlarojodelavega

Twitter: @karrojodelavega

Facebook: Karla Rojo de la Vega Mota Velasco