En el escándalo conocido como “cuadernos de la corrupción” un juez procesó hoy con prisión preventiva a la expresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner, acusada de haber recibido millonarios sobornos de empresarios de la obra pública durante los Gobiernos kirchneristas (2003-2015), aunque de momento no será detenida por ser senadora y tener fueros.

El juez Claudio Bonadio ha dictado este lunes su procesamiento y decretado su prisión preventiva. En su resolución sobre la denominada causa de los “cuadernos de las coimas (sobornos)”.

Bonado conocido como el juez AntiK por todos los procesos contra la exmandataria, pidió prisión preventiva al considerarla jefa de una asociación ilícita en el caso de supuestos sobornos a empresarios en la obra pública durante su gestión y la de su esposo, el fallecido exmandatario Néstor Kirchner.

A su vez le impuso un embargo de 4.000 millones de pesos argentinos (equivalentes a casi 100 millones de dólares), además ordenó el procesamiento del exministro de Planificación Federal, Julio de Vido, y otros exfuncionarios de ese ministerio, así como de varios empresarios del rubro energético y de la construcción, entre ellos Ángelo Calcaterra, primo del actual presidente Mauricio Macri.

En total se trata de 42 procesados entre exfuncionarios y empresarios, sobre los cuales se trabó un embargo a cada uno también por 100 millones de dólares.

Si bien con éste ya suma cinco procesamientos en distintas causas judiciales, es difícil aventurar el fin de la carrera política de Fernández de Kirchner, quien continúa siendo la dirigente opositora más popular y mejor perfilada para las elecciones generales de 2019, las encuestas le otorgan cerca de un 30% de la intención de voto pese a las acusaciones de corrupción en su contra.

El auto de procesamiento, de 558 páginas, saca a la luz pública detalles de una investigación que se aceleró a inicios de agosto pasado con la aparición de unos cuadernos en los que un chófer de un exfuncionario Kircnerista anotó movimientos de dinero de los sobornos.