Lilia es una joven de 24 años ha conseguido su primer empleo después de terminar sus estudios universitarios. Ella es consciente de que esto le genera nuevas responsabilidades a las que no está acostumbrada: levantarse más temprano, lidiar con el tráfico, comprar sus propios enseres; pero existen otros aún más importantes, como por ejemplo, el hábito de ahorrar para poder así independizarse pronto.

Todo aquel que tenga entre 22 y 37 años en 2018 es un millennial, generación cuestionada y criticada por sus hábitos, pues tienen costumbres muy peculiares, tanto en su relación con la tecnología, en el mercado laboral y el comportamiento financiero.

Esta generación sí conoce, y tiene, el hábito de ahorro, pero no invierte y desconoce los beneficios que le puede ofrecer una Administradora de Fondos para el Retiro (Afore).

La realidad es que este sector de la población, le está dando forma al mercado laboral en el país y en todo el mundo, sin embargo, y aun  siendo la famosa generación del internet, tienen rezagos en el ámbito financiero, donde la mayoría desconoce o teme utilizar instrumentos de inversión.

Tandas, alcancías o mantener las tarjetas de débito intactas son las formas más utilizadas entre los millennials, pues dicen, son más “seguras”, de acuerdo con un sondeo realizado por La Tasa, que es una plataforma destinada a préstamos de persona a persona.

Según datos del Inegi, la generación millennial representan el 30 por ciento de la población general del país, siendo esta la mayor fuerza laboral y protagonistas del consumo mundial. Este sector prefiere no buscar alternativas de inversión por miedo o incertidumbre, por lo que utilizan opciones de ahorro con menor liquidez, dejando de lado aquellos que les podrían dar mejores rendimientos.

Por su parte, la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), reportó que las afores administran al cierre de julio de 2018 aproximadamente 3.4 billones de pesos en ahorros de los trabajadores, de esto solo el 8.2 por ciento de las cuentas individuales activas recibe aportaciones voluntarias, esto, generado por el desconocimiento del funcionamiento y beneficio que ofrecen las Afores.

Ante esta tendencia, expertos en el tema reconocen que la clave para que los jóvenes desarrollen habilidades financieras está en la formación, ya que desde niños se les debe inculcar la importancia del ahorro.

Por otro lado, es necesario crear conciencia en la forma de invertir y la estrategia que se requiere, especialmente en cuanto al capital inicial y el tipo de riesgo que se pretende asumir.

La plataforma destacó que ahorrar de manera formal, sirve para acumular dinero con seguridad, tener una mejor liquidez y esto es parte fundamental para salvaguardar el poder adquisitivo, pues los rendimientos sirven en contra de la inflación.

Los millennials son una generación que ven el ahorro como un hábito bastante positivo, el siguiente paso es reconocer la inversión para solidificar su estadía como dignos representantes de la generación de la era digital.

Contacto en redes.

Twitter: @silviafdzm

Facebook: Silvia Fernández Martínez