* Sergio Mayer, la nueva figura política en Cultura

En declaraciones recientes, el diputado federal Sergio Mayer apuntó la intención de su grupo parlamentario, Morena, de buscar un mayor presupuesto para el Sector Cultura en el Presupuesto de Egresos de la Federación de 2019, al tiempo que anunció su intención de presidir la comisión legislativa del ramo en la nueva Legislatura federal.

Importa menos su intención de elegirse al frente de la citada comisión como de lograr un mayor presupuesto para la Cultura el próximo año. Desde su campaña, el presidente electo ha reiterado la necesidad de dotar de mayores recursos a ese rubro del presupuesto para afianzar su política de pacificación social, y quien está propuesta como titular de la Secretaría del ramo, ha reiterado el diálogo con su par de Hacienda en el mismo sentido. Hay, pues, una intención unánime. Sin embargo, en este caso la intención no basta: un mayor presupuesto implica mayor recaudación, ahorros en áreas estratégicas y, sobre todo, visión de futuro para no desalentar las industrias culturales que están surgiendo.

Actualmente, sólo 0.2% del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) se destina al Sector Cultura (Ramo 48). Una pista que la propuesta para encabezar la Secretaría de Cultura ha dejado ver en su planteamiento para incrementar recursos al Sector es hacer concurrentes las partidas en los órdenes estatal y municipal; la idea quizás opere en los gobiernos locales emanados de su partido, ¿funcionará en el Estado de México, Nuevo León y Guanajuato, por ejemplo, donde los titulares del Ejecutivo son de signo político distinto y cuyas estrategias hasta ahora no contemplan tal concurrencia? Los congresos locales de mayorías afines al próximo Presidente podrían facilitar esa alineación de presupuestos, pero en el orden municipal ¿los ayuntamientos estarían dispuestos a aportar recursos significativos a esa bolsa?

Al mismo tiempo, para obtener más recursos es impostergable revisar los convenios de coordinación fiscal y colaboración Federación-Estados para avanzar realmente en la descentralización de la política cultural, con la perspectiva de que el Estado es un facilitador solamente… lo más delgado que se pueda, según lo entiende la próxima titular de la Secretaría de Cultura.

Desde mi punto de vista, 2019 no será tan halagüeño como quisiéramos en el incremento de recursos para el Sector, pues tampoco veo que el citado diputado tenga idea clara de cómo lograrlo, a decir de sus declaraciones. Ya en otro artículo publicado en esta casa he abordado el tema: los desafíos a vencer son mayores que las expectativas del gobierno que tomará protesta en diciembre de este año, y no sólo en cultura, hay que decirlo. Al tiempo.

Twitter; @porfirioh