Porque los domingos también son de cultura…
En esta edición recordaremos la vida y obra de Ignacio Ramírez “El Nigromante”, quien nació en San Miguel el Grande, Guanajuato, 22 de junio de 1818, fue un escritor, poeta, periodista, abogado, político e ideólogo liberal, fue un hombre ateo y con tendencia a las ideas revolucionarias, razón por la cual tuvo muchos enemigos en su ciudad natal; pese a ello no consiguieron callarlo y participó en innumerables reuniones aportando sus dotes políticas para generar consciencia y promover el debate como único camino para alcanzar algún logro como pueblo.
Fue una de las figuras más emblemáticas del movimiento liberal y en varias ocasiones debió exiliarse para evitar que lo asesinaran, además como parte de este pensamiento se incluye la propuesta de libertad de culto para los ciudadanos de un estado manifiesto en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que data del año 1948, establece en uno de sus artículos que todas las personas tienen derecho a pensar libremente y a elegir con libertad la religión, incluso cambiarla y manifestarla sin ningún tipo de coerción en los ámbitos privado y público.
Promotor de la educación como vía única para el desarrollo ya que consideraba que solamente a través de la misma la población podría superar la miseria y la ignorancia. Desde su cargo de Secretario de Justicia e Instrucción Pública realizó grandes aportes en este sentido, creando la Biblioteca Nacional y unificando la educación primaria del Distrito Federal con el resto de los territorios mexicanos.
En la política ocupó diversos cargos, entre ellos: gobernador de Tlaxcala, ministro de fomento, secretario de justicia e instrucción pública y presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
Abogado de profesión tras completar la carrera de jurisprudencia, estudió artes y literatura. Fue un destacado autor de artículos, comenzado su carrera en el periodismo en el año 1845, a través de la publicación Don Simplicio, aquí se impone su seudónimo por sus encendidos comentarios muy críticos contra el conservadurismo del gobierno y la iglesia es que fue perseguido y obviamente la publicación censurada.
Les compartimos un par de poemas de su autoría:
Al amor
¿Por qué, Amor, cuando espiro desarmado,
¿De mí te burlas? Llévate esa hermosa
Doncella tan ardiente y tan graciosa
Que por mi oscuro asilo has asomado.

En tiempo más feliz, yo supe osado
Extender mi palabra artificiosa
Como una red, y en ella, temblorosa,
Mas de una de tus aves he cazado.

Hoy de mí mis rivales hacen juego,
Cobardes atacándome en gavilla,
Y libre yo de mi presa al aire entrego;
Al inerme león el asno humilla……
Vuélveme, amor, mi juventud y luego
Tú mismo a mis rivales acaudilla.
Fragmento
Héme aquí, sordo, ciego, abandonado
En la fragosa senda de la vida;
Apagóse el acento regalado
Que a los puros placeres me convida;
Apagóse mi sol; tiembla mi mano

En la mano del aire sostenida.
¿Cómo puede venir al pecho humano
desde la tumba una existencia nueva?
¡Para mí fuera ese prodigio vano!

La aurora boreal que en ala lleva
A la nieve del polo el raudo viento
Cuando ardiendo, del trópico se eleva;

Aurora que á la nieve da ornamento,
Ya formándose manto, ya corona,
Envidia del nocturno firmamento.

Los dulces himnos que el cenzontle entona
Cuando su compañera tiembla y gime
Y todas sus caricias abandona.

Fallece a los 60 años de edad, el 15 de junio del año 1879 siendo presidente de la corte suprema, estuvo casado con Soledad Mateos Lozada y tuvo cinco hijos.

Nos leemos el próximo domingo en Cadena de Cultura….