El investigador en bioacústica de la Universidad de Toulon, está sorprendido al escuchar tan claramente el paso de un cachalote grabado frente al puerto.

El mamífero es casi invisible, pasa más del 95% de su tiempo bajo el agua a más de mil metros en la oscuridad total. El estudio acústico es la mejor manera de conocerlo.

Estas grabaciones son realizadas gracias a boyas que deambulan en los océanos o a dispositivos instalados en grandes barcos.

Sphyrna controlado a distancia, puede seguir a los cachalotes durante horas en las profundidades y captar sonidos con sus cinco micrófonos submarinos en un radio de 10 km y una profundidad de 2.000 metros.

El dron, similar a una canoa, es relativamente pequeño, tiene 17 metros de largo y 4 de ancho, pesa apenas más de una tonelada gracias a sus cascos de fibra de carbono.