Con el propósito de detener la degradación de la mujer y su estereotipación, José Ramón Amieva; actual jefe de gobierno de la CDMX, anunció que no habrá más edecanes en eventos protocolarios.

Esta decisión del jefe de gobiernos pretende que todas las mujeres crezcan profesionalmente con base en competencia y aptitud, sin importar apariencia física, género o edad. Por lo que se hará llegar un oficio circular a todas las dependencias de la ciudad; se vigilará que todas las personas que laboren dentro del gobierno capitalino cumplan sus funciones de acuerdo a sus habilidades y experiencia.

Además que la acción garantizará la equidad de género, la circular indica que cada dependencia gubernamental estará encargada de generar esquemas de participación equitativa en los eventos.

Pero esto no significa el despido de las edecanes, serán reasignadas en otros cargos con la oportunidad de promover el desarrollo de sus competencias profesionales.

La Contraloría General, la Oficialía Mayor y la Subsecretaría de Administración y Capital Humano de la Secretaría de Finanzas, serán las encargadas de vigilar que los funcionarios públicos cumplan con la nueva disposición.

Las instituciones que no lleven a cabo esto serán acreedores a sanciones.