Tultepec, México.- Tensa calma viven artesanos de Tultepec tras la serie de explosiones ocurridas la tarde del jueves que cobraron la vida de 24 personas y dejaron 49 lesionadas en varios nosocomios de la entidad.

La tragedia volvió de nueva cuenta a la zona conocida como La Saucera, sitio permitido por la Secretaría de la Defensa Nacional, donde se calcula existen en promedio 300 talleres para la manufactura y almacenamiento de artículos pirotécnicos, conocidos como “polvorines”.

A dos días de que se registró el estallido, la gente del lugar no quiere hablar del tema, tal vez por miedo a represalias o porque sabe que la actividad a la que se dedican en su mayoría los residentes del lugar, además de ser en algunos casos ilegal, ha puesto en varias ocasiones en riesgo a sus vecinos.

Una residente del lugar, quien solicitó el anonimato, señaló que su familia por varias generaciones se ha dedicado a la elaboración de artículos a base de pólvora conocidos como “pirotécnicos”, aseguró que muchos de los accidentes son causados por trabajadores que no tienen la experiencia necesaria en el manejo de los componentes y en otros casos por sus precios, se ven obligados a comprar materiales de baja calidad que resultan demasiado riesgosos.

“Aquí en la zona existe una especie de código, nadie habla del tema, algunos por temor, otros porque queremos callar nuestras conciencias, los grupos de pirotécnicos que existen en Tultepec son muy fuertes y nadie quiere problemas.

Si podemos, nosotros en caso de explosiones tratamos de auxiliar sin permitir la entrada de gente externa, se tiene calculado que sólo en La Saucera hay 300 polvorines y que la mitad carecen de permisos, créame…existen más”, dijo.

Agregó que es una lástima que gente inocente pierda la vida, pero que no es justo que por la imprudencia de algunos artesanos y sus trabajadores a todos se les juzgue igual, “no me parece que todos seamos penalizados, que nos castiguen de las misma manera a los que contamos con permisos, que nunca hemos estado involucrados en este tipo de accidentes, por culpa de aquellos que no se quieren regularizar”, manifestó en sentido de la posible prohibición temporal de la fabricación de pirotecnia anunciada por Alejandro Ozuna Rivero, secretario de Gobierno del Estado de México, en su recorrido por la zona afectada.

De acuerdo con cifras proporcionadas por Gabriel O´Shea, secretario de Salud de la entidad, del 2012 a la fecha, 125 muertos se han registrado en Tultepec; autoridades municipales reportaron que durante este 2018, en 18 siniestros han perdido la vida 37 personas y 69 han resultado gravemente lesionadas.

La Saucera ahora luce como una zona de guerra, que acordonada y es custodiada por una patrulla de la Secretaria de Seguridad del Estado de México (SSEM).

La mujer señaló que las autoridades federales y estatales no los han ayudado, que sólo se aparecen para las fotografías y discursos cuando se da algún evento como el del pasado 5 de julio, “además de los errores humanos, no se sabe qué tipo de materiales se están utilizando, no existe o no conocemos importadores que cuenten con certificaciones”, dijo.

“No crea que no sentimos lo que le pasa a la gente, después de lo de San Pablito, pensamos que ya no iba a suceder otra vez y ya ve, me duele que los bomberos y policías que trataron de ayudar hayan muerto, del niño -reportado entre los fallecidos- que dicen que fue alcanzado por la onda expansiva cuando andaba en su bicicleta.

Lo que de ninguna manera se vale es que satanicen nuestro trabajo, ¿cuántas personas no fallecen en accidentes viales por errores de los choferes de los camiones de pasajeros?, todos los días, es gente que iba a sus trabajos, escuelas o de paseo, si contamos el número de muertos por accidentes por la imprudencia de los cafres, verá que superan la cifra hasta el 10 a 1″, dijo.

Finalmente la mujer recomendó al reportero ya no cuestionar y no tratar de sacar fotografías con el celular, ya que aseguró hay gente que “vigila y usted no es de aquí, no es lo mismo cuando están todas las patrullas y más de 10 medios de comunicación, mejor ya retírese”.