Todo soñamos con tener nuestro propio hogar algún día y de seguro que nos hemos preguntado, ¿cómo podemos lograrlo? Si tienes sueños profesionales también, como empezar un negocio desde cero, entonces te debe interesar encontrar una financiación correcta para comprar tu casa sin tener que quedarte sin dinero.

Recuerda que hay varias cosas por explorar antes de tomar la decisión de comprar una casa, pues aunque estés listo para asumir una deuda, es importante que tengas la suficiente seguridad financiera para pagarla en el futuro y no perderlo todo en el intento. No es cierto que los bancos todos quieran sacar provecho de tu situación, pero si es cierto que debes tener claro lo que quieres, cuales son tus metas,  y que puedes esperar de la financiación.

Aquí están las 6 cosas que debes saber cuando consigas una hipoteca:

  1. Infórmate: antes de hacer cualquier tipo de inversión o decisión financiera, el primer paso es buscar todo tipo de información. Las cosas más importantes para saber durante la búsqueda de una hipoteca es que la deuda que obtengas se pagará con todo tu patrimonio, el que tengas y el futuro. Además, es importante que entiendas que si no pagas tu hipoteca el banco se puede quedar con tu vivienda por el 70 por ciento del precio al que tú la obtuviste.
  2. Compara las ofertas: usualmente las personas suelen pedir su préstamo hipotecario del banco que conocen, o que les ha sido recomendado. Pero, esto es un error de principiante. Aunque tengas conocidos en bancos o conozcas casos específicos, lo cierto es que cada entidad te ofrece condiciones diferentes, y debes elegir la que tiene sentido para ti. Pide documentación de cada banco que encuentres, muchas veces hasta puedes hablar con un representante y obtener un estimado sin que te cobren nada.
  3. Conoce tu propia información: los bancos siempre van a intentar encontrar un hoyuelo en tu documentación para poder cobrarte una tasa más alta, por lo que tienes que llegar siempre bien preparado. Uno de los puntos más fundamentales es que sepas los conceptos básicos como tu ingreso mensual, anual, si tienes o no un bono anual, si has cambiado de empresa recientemente, si tienes préstamos activos, si posees acciones, de donde provienen tus ahorros etc. Esta es información esencial a la hora de obtener una hipoteca y tu banco necesita entender muy a fondo lo que les estás presentando.
  4. Costos completos: a veces las personas se dejan seducir por cosas como el interés inicial, los diferenciales, o las comisiones de cancelación. Lo cierto es que todo esto en conjunto forma un precio final, por lo que debes saber muy bien que documentación vas a firmar y a que te estás comprometiendo. En ciertas ocasiones los bancos incluyen ciertas demandas en cuanto a la hipoteca como mantener un seguro hipotecario, lo cual puede ser perjudicial al final, por lo que debes fijarte muy bien en la letra fina de la propuesta.
  5. ¿Avalista?: puede ser que ya conozcas esta palabra, pero el que convenga o no es otra historia. En ciertos casos, los bancos buscan poder aumentar sus probabilidades de cobrar si el deudor no es capaz de cumplir con los pagos, por lo que puede ser necesario aportar a un familiar como avalista. Si este es tu caso, antes de firmar nada debes informar a tu familiar acerca de la responsabilidad de ser avalista, pues podría significar una deuda inmensa para ellos o el riesgo de perder sus posesiones.
  6. Tómate el tiempo de leer las escrituras: pocas personas ejercen este derecho, pero todos tenemos la posibilidad de tomarnos hasta tres días para leer las escrituras antes de firmarlas oficialmente. Lo cierto es que muchos llegan con apuro a la firma y ni se fijan muy bien en lo que están firmando. Más que desconfianza, esto significa que estás tomando el tiempo de revisar cada punto para no poner en riesgo tu futuro financiero.

Algunas personas pasan años antes de comprar la casa de sus sueños porque tienen miedo a entrar en deuda. Lo cierto es que uno de los hábitos de las personas ricas es cumplir metas profesionales y personales que pueden ser riesgosas, pero que al final traen muchos beneficios a la mesa.

Fuente: gananci.com