Ante la advertencia de que “se encontrarán al diablo si pierde Andrés Manuel López Obrador”, el Gobierno de la República dejó claro que el Instituto Nacional Electoral (INE) está en manos de ciudadanos y que esta es una institución robusta en la que se puede confiar, por lo que descartó un fraude electoral como plantea el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

En conferencia de prensa, el Vocero de la Presidencia de la República, Eduardo Sánchez Hernández, indicó que el próximo 1 de julio será una fiesta democrática la que se vivirá en el país, por lo que sentó que el Gobierno federal trabajará en coordinación con los estados y municipios para garantizar seguridad y los mexicanos ejerzan su derecho al sufragio

Existe una completa coordinación muy eficaz, entre el Gobierno de la República y los gobiernos estatales para garantizar seguridad y que cada ciudadano pueda en absoluta libertad y con todas las garantías que le da la Constitución ejercer el sufragio el próximo domingo

Eduardo Sánchez Hernández, Vocero de la Presidencia de la República

En la Sala de Conferencias de la Presidencia de la República, el portavoz gubernamental expuso que ante las amenazas de “soltar el tigre” o de “encontrar al diablo”, por fraude electoral, si no gana el abanderado de la coalición Juntos Haremos Historia (Morena-PT-PES), es “parte de lo que se escucha en esta temporada de campañas”.

Sánchez Hernández enfatizó que el sistema electoral mexicano está en manos de los ciudadanos. “Hoy las elecciones y el modelo electoral que tenemos es de excelencia y varios países del mundo han mandado observadores para conocerlo de fondo, desde la credencial para votar con fotografía, la tinta indeleble, los representantes de partidos políticos” e indicó que las casillas están compuestas por ciudadanos que se eligen al azar.

El funcionario federal acotó que el domingo se vivirá una fiesta democrática, por lo que la participación ciudadana es fundamental y desde luego, las instituciones habrán de hacer lo que cada le corresponde.