Homilía V Domingo de Cuaresma
Sacerdote Daniel Valdez García

El mundo no está siendo destruido por la maldad unos sino por la indiferencia de los que se dicen buenos. Con esa expresión les invito a revisar nuestro compromiso con Dios quien es el máximo bien y bondad.

Les he dicho que el esquema de lecturas más antiguo del tiempo de cuaresma como camino bautismal y penitencial es el del ciclo litúrgico A donde el cuarto domingo trata del la samaritana (Juan 4), el quinto del ciego de nacimiento (8) y hoy sería la resurrección de Lázaro (11) que son textos eminentemente bautismales agua, luz y vida, por lo cual hoy reflexionamos con el pasaje de Juan tras is resurrección de Lázaro (12) que realmente es una reavivación porque volvió a morir. Resurrección es la de Jesús y aunque no se dice creemos que eso aconteció a la Virgen Maria.

Les pido tener en cuenta que San Juan es el único Evangelista que nos cuenta la primera semana () y la última de la vida pública de Jesús (12)

Jesús como dice la carta a los hebreos, siendo hijo de Dios entre gritos, clamores y lágrimas aprendió a obedecer y con su obediencia nos ganó la salvación para la vida eterna. Lo cual subrayo, la vida eterna. Aunque contrata un poco con la lectura del profeta Jeremías no pierde su belleza sobre el anuncio de la nueva alianza.

Disfrutemos este precioso pasaje joánico. Para lo cual nos ubicamos un poco. El capítulo 11 narra la resurrección de Lázaro y cómo los lideres religiosos planean la muerte de Lázaro y de Jesús pues todo el mundo iban van tras él; el 12 inicia con la unción en Betania y cuenta la última semana de la vida de Jesús. Un prueba de que el mundo entero iba tras Jesús es precisamente este pasaje de los griegos que dicen a Felipe: «queremos ver a Jesús.» Con esta visita Jesús reconoce que «ha llegado su hora en que ha de ser glorificado.» así veremos que los que se oponen a Jesús verán su plan fracasar cuando él resucite y Jesús manifieste su triunfo sobre la muerte y el pecado para siempre.

Aquellos que gritaban hossana entrada triunfal gritan crucíficalo. Por lo cual sabemos que no se puede confiar, es cómo hoy en día que a través de los aparatos electrónicos tenemos virtualmente el mundo en la palma de la mano. Sin embargo, no hemos superado la limitación humana, allí mismo constatamos que los mismos que un día adulan después denostan. Qué difícil para el ser humano juzgar con rectitud los acontecimientos y a los propios seres humanos. La tecnología solo es un medio. No es buena ni mala, la calificación está en el uso que hagamos de ella. Pero lo más importante es la gran herramienta que tenemos para hacer el bien, para llegar a todo el mundo en un click, y que lo hagamos para hacer el bien. Si Dios ha permitido tanto este avance es para hacer el bien y llegar a muchos más como sucede con la información, la evangelización y muchas cosas más. Solo que insisto, la gente quiere ver a Jesús, no solo quiere que le hablemos de Jesús, y esas tecnología de la información así como hacen posible incluso la educación a distancia hacen posible el encuentro con Jesús vivo y misericordioso nosotros solo somos instrumentos, Dios puede llegar de muchas otras formas que aún no conocemos porque el camino a la gloria es el servicio; así que el mundo en la palma de una mano puede servir a la gloria de Dios como se esfuerzan muchos en hacerlo a través del testimonio y la evangelización digital. A quienes lo hacen los animo y los bendigo, y a quienes me hacen favor de recibirme por medios electrónicos les agradezco y sepan que con mucho respeto les dedico tiempo.

Ofrezco este sencillo testimonio. Por algunos meses acompañe por redes sociales a dos jóvenes enfermos de cáncer hasta que llegó su hora en que su vida se fue extinguiendo y pasar al reino eterno de Dios. Y sé que ellos ahora rezan por mi como yo lo hice y lo hago por ellos.