“Vero” la última red social de moda ¿Cómo funciona?

Como salida de la nada, de repente todo el mundo está hablando de “Vero“, una “nueva” red social que parece dispuesta a cambiar las normas de la interacción social en Internet. En la actualidad es complicado pensar en una red social sin que nos vengan a la mente palabras como FacebookTwitter o Instagram, ya que son algunas de las redes sociales más populares en todo el mundo, y eso es algo complicado de cambiar si no llega algo que revolucione la forma de entenderlas y utilizarlas.

De acuerdo con el Confidencial, aquí es donde entra Vero (Verdadero), la red social de moda con un nombre un tanto peculiar que busca ser “una red social real”. Esta plataforma lleva aproximadamente tres años moviéndose por Internet, pero no ha sido hasta ahora cuando ha logrado darse a conocer a lo grande, buscando un espacio entre las ya conocidas.

La app está ganando adeptos a una velocidad más pandémica que viral: un flujo que, sólo en Estados Unidos y sólo de clientes con iPhone, les está dando medio millón de usuarios diarios. Ha pasado de no aparecer ni en el ranking de App Annie de las 1.000 apps de su categoría más descargadas a liderar la App Store, tanto en España como en Estados Unidos y en otros cuantos países.

Para tener una idea de su crecimiento, hace una semana no llegaba ni a 600.000 descargas combinadas entre Apple y Android, según los cálculos de Sensor Tower. Es decir, en un día han conseguido casi doblar una base de usuarios que les llevó dos años y medio conseguir. Porque como mencionamos antes, Vero, lleva tres años, empezó a promocionarse en julio de 2015.

Es tal la fiebre que los servidores de Vero están muriendo de éxito. En Instagram ya hay más de 510.000 publicaciones hablando del fenómeno, y cada vez más usuarios anuncian su cambio a Vero. Que se ha convertido literalmente de la noche a la mañana en la canalizadora del desencanto con las redes sociales actuales.

¿Cuáles son las promesas de “Vero”?

Vero propone una nueva forma de interpretar la privacidad de los usuarios, permitiendo compartir cada detalle de tu vida social con las personas que realmente creas que debas hacerlo.

La red social publicó un manifiesto en su web donde critican que el resto de redes sociales pongan sus intereses por encima de los de los usuarios, así como la falsa sensación de conexión, el hecho de que se considere a todos tus contactos como “amigos” o “seguidores“, y que muchas veces no te permitan seleccionar con quién compartes qué.

Vero se compromete a proteger tus datos de accesos, usos o divulgación no autorizados, y utilizar varias tecnologías de cifrado y seguridad de datos estándar de la industria para hacerlo”, podemos leer en su web. “Sin embargo, al usar Vero, aceptas los riesgos inherentes de proporcionar información y transacciones online, y no nos harás responsables de ninguna violación de seguridad que se deba a circunstancias fuera de nuestro control razonable”.

Incluso la propia aplicación destaca que es un servicio que va contracorriente. “Vero” está centrada en ir al paso contrario a los gigantes de Internet. Esta podría ser una buena línea, sin embargo, se convierte en un error cuando ves que al final la app deja de ser un producto original para convertirse en una reacción contra el sistema. Si Facebook tiene publicidad, Vero no, si Twitter genera ruído, Vero se centra en evitarlo, si en Instagramse privilegia la imagen y el status, en Vero te venden que hacen todo lo posible para que sea una “red natural”.

En el pasado esto ya lo intentaron servicios como Ello o Diaspora. Nacieron como respuesta contra lo establecido, pero al centrarse solo en eso no ofrecieron nada que les diferenciara.

¿Cómo funciona?

Tal y como hizo desde el principio Google+ y está intentando hacer Facebook con bastante torpeza, en “Vero” no tienes sólo seguidores como en Twitter o Instagram, sino que puedes meter a tus contactos en tres grupos: amigos íntimos, amigos o conocidos. Hay un cuarto grupo de ‘Seguidores‘, ya que Vero te permite seguir a alguien para estar al día de sus posts sin solicitarle amistad.

Puedes establecer una imagen de perfil diferente para los contactos de cada uno de estos grupos, y al publicar nuevo contenido, tienes que elegir deliberadamente con quienes lo quieres compartir. Esto lo harás moviendo una barra superior en la que seleccionar con qué grupos de usuarios quieres compartirlos. También tienes un botón Privado para crear publicaciones que sólo tú puedas ver.

En cuanto al contenido en sí, todo gira en torno a tus gustos. No puedes publicar posts de sólo texto, sino fotografías, enlaces, música, películas o series, libros o lugares. Eso sí, cada vez que crees una publicación podrás introducir un texto en ella. Como en Instagram, las fotos las podrás editar y tienes incluso varios filtros para aplicarles.

En ocasiones, este contenido enlazará a otras páginas, o incluso a tiendas donde puedes comprarlo en el caso de libros, música o películas. Esto, unido a que tienes un índice donde ver todo lo que se ha compartido contigo organizándolo por temas, hace que Verotambién pueda servir como alternativa a Pinterest y otras aplicaciones similares.

Una vez has publicado algo, tus amigos y/o seguidores (dependerá de quién lo pueda ver) podrán darle a ‘Like’ y dejar comentarios. Vero también tiene un sistema de mensajería privada para que puedas hablar con el resto de usuarios. Antes de publicar algo, también podrás elegir compartirlo de forma automática en Twitter o Facebook.

¿Quién está detrás de la aplicación?

La mente maestra detrás de Vero es Ayman Hariri, un empresario libarnés de 39 años al que Forbes atribuye una fortuna cercana a los 1.100 millones de euros, quien fundó la aplicación en 2015.

Ayman es el tercer hijo de Rafiq Hariri, ex primer ministro de Líbano en cinco mandatos distintos, gran amigo y protegido político de Jacques Chirac y asesinado por Hezbolá un 14 de febrero de 2005. Su hermano mayor, Saad, es el actual sucesor de su padre. Pero Ayman -que llegó a alquilar una de sus propiedades a los Chirac cuando abandonaron el Elíseo-  estaba menos interesado en la política que en la informática: se graduó en informática en Georgetown.

Aunque la carrera que le había diseñado su padre era más aburrida: el papel de Aymanera ocupar un cargo en Saudi Oger, una de las mayores empresas de construcción de Arabia Saudí -con cuya familia real Rafiq mantenía excelentes relaciones-, y el origen de la gran fortuna de la familia Hariri desde su fundación en 1978 (precisamente el año que nació Ayman). Ayman residió en Riyad durante casi una década, ejerciendo como vicepresidente y director tecnológico. La corrupción y la ineficacia que lastraban a la empresa desde hacía décadas la llevaron finalmente a la quiebra en verano del año pasado. Ayman había salido de la empresa años antes, para emprender la aventura de Vero, más acorde a sus gustos, apoyado en la gran herencia de su padre, que incluía participaciones en la principal teleco turca y el Banco Árabe de Jordania.

Vero sólo tenía un objetivo en mente: acabar con “la frustración que me producían las redes sociales”, comentó hace un año a CNBC.

En aquella entrevista, Hariri hablaba de que quería un “crecimiento organizado” de usuarios “maduros”, mientras cerraba acuerdos con marcas de lujo y casas de subastas londinenses (la casa Coys tiene un perfil en Vero desde hace dos años, cuando subastó un Aston Martin DB5 por más de un millón de libras), donde tiene varias propiedades.

¿Una red enfocada en artistas e influencers?

La cantante estadounidense Rita Ora, la revista Paris Match o el director del último Superman Zack Snyder están presentes en esta red social en la que se da bastante importancia a los famosos e influencers. Al igual que en otras plataformas, en Vero los puedes seguir, interactuar con ellos o saber quiénes son los personajes más influyentes que hablan de un tema concreto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí