Una Lucha por el Bienestar Animal y Trato Digno de la Fauna Silvestre

El actual régimen jurídico relacionado con la conservación y el aprovechamiento sustentable de la vida silvestre debe fortalecerse, generando innovadoras medidas de protección, conservación y desarrollo sustentable, poniendo un énfasis especial en cuestiones de trato digno y respetuoso, ya que el maltrato hacia la fauna silvestre es un tema que se debe de atender de forma responsable por parte de los sectores sociales y políticos.

Mucho se ha hablado sobre el trato digno y respetuoso hacia los seres vivos, y que este es el reflejo de una sociedad emanada en la educación y principios, hoy en día, valores ecológicos de un pueblo culto y moderno.

México, derivado de su biodiversidad y de sus múltiples factores sociales y culturales que coexisten de formas diversas con esta riqueza natural, obliga a trabajar de forma responsable, garantizando con ello la continuidad biológica y evolutiva a largo plazo de las especies silvestres, por ello, resulta primordial garantizar un ambiente de confort y bienestar para los seres vivos.

Ante esto, la responsabilidad sobre la tenencia y posesión de seres vivos, particularmente sobre fauna silvestre, y de ofrecer elevados niveles de confort y bienestar, acorde a cada especie o poblaciones silvestres mantenidas en cautiverio o manipuladas resulta prioritario, y sobre todo poder evaluar los parámetros o estándares de trato digno y respetuoso, que nos conduzcan a tener un límite permisible, regla que rompe con el sentido común de la vida, pero que derivado de los múltiples usos o aprovechamientos sustentables legales a los que son sometidos un sin fin de ejemplares de especies silvestres, nos obliga a poder fundamentar este trato digno y respetuoso, y poder sancionar y castigar de forma contundente conforme a la Ley, a aquellos infractores que atenten contra la salud, bienestar y principios de vida de cualquier especie animal.

¿Estándares de bienestar o de vida?

La manipulación incorrecta, dietas inadecuadas, hacinamientos, ambientes empobrecidos y confinamientos excesivos de la fauna silvestre contribuyen a la presencia de faltas al trato digno y respetuoso, afectando en muchas ocasiones de forma irreversible al bienestar y/o a la salud animal.

Las condiciones inadecuadas de cautiverio limitan la expresión de conductas y actividades que modifican -a la larga-, el desempeño general de los ejemplares. El estímulo deficiente afecta adversamente la habilidad final del animal para ajustarse a su medio ambiente inmediato y a los cambios que ocurren dentro de él, la salud y el bienestar animal no pueden conservarse bajo tales condiciones, para el cuidado racional se deben reconocer las particularidades etológicas de los animales, satisfacer sus necesidades de comportamiento y reducir su estrés, estas situaciones activan en los animales mecanismos que utilizan para intentar adaptarse, como son cambios fisiológicos e inmunológicos.

El trato digno y respetuoso no solo implica mantener la salud física, si no de proporcionar los sustratos o elementos naturales necesarios para que los ejemplares mantenidos en cautiverio lleven a cabo comportamientos naturales exhibidos en su medio ambiente silvestre.

Las necesidades primarias de trato digno y respetuoso deben satisfacerse con algo más que la mera provisión de alimento, agua y albergue. El comportamiento de cuidado corporal, movimiento, exploración, territorialismo, descanso y asociación son la prioridad. Estos últimos factores están entrelazados formando las causas complejas de problema de salud animal. Cada categoría de comportamiento, representa necesidades específicas que deben considerarse para el bienestar.

El trato digno y respetuoso debería ser más que un alojamiento apropiado, el manejo, la alimentación, el tratamiento, la prevención de enfermedades, el cuidado responsable, la manipulación y cuando sea necesario, la eutanasia humanitaria, sería la primicia.

El trato digno y respetuoso comprende los estados físicos y psicológicos, que normalmente coexisten, el bienestar físico se manifiesta por un buen estado de salud y el psicológico se refleja en el bienestar del comportamiento, exhibiendo conductas normales, y con la ausencia de pautas de comportamiento anormales.

El Bienestar Animal está ligado con el trato digno y respetuoso, se menciona que para medir el Bienestar Animal hay tres niveles, que corresponden con nuestro pasado, presente y niveles anticipados del futuro, por lo cual, se considera que alcanzando estos niveles obtendremos un adecuado bienestar, así como un óptimo trato digno y respetuoso de la fauna silvestre, o poder evaluar este principio, por lo que es importante considerar lo siguiente:

  1. Las medidas de producción son un elemento básico de un mínimo aceptable de Bienestar, estos parámetros incluyen: longevidad, reproducción, escalas de crecimiento, éxito de crianza y salud. Sin embargo, solo necesitamos pensar en las condiciones bajo las cuales algunas de nuestras especies más exitosas se desarrollan, para darnos cuenta que estos parámetros no siempre son mediciones efectivas del mejoramiento de Salud Animal.
  2. Recientemente y debido a que el concepto de necesidades psicológicas se ha vuelto más complejo, debemos permanecer consientes que además de los parámetros mencionados arriba, también debemos tomar en cuenta; que se encuentren libres de conductas anormales, libres de comportamientos que indiquen frustración, tensión, sufrimiento, miedo y dolor, que estén activos, y que tengan patrones de actividad equivalentes a los observados en la naturaleza, es decir, en vida libre.
  3. El mejoramiento de la salud animal requiere que los animales mantengan el control de sus vidas, se debe enriquecer y respetar los actos que su naturaleza les dicta.

Dichos motivos, nos obligan como sociedad a trabajar de la mano con los responsables de legislar y aplicar las leyes ambientales, para que a la brevedad se den reformas contundentes, modernas, claras y que puedan ser aplicables en campo, donde se garantice el bienestar, trato digno y respetuoso de nuestra maravillosa fauna silvestre.

 

*El autor es Médico Veterinario por la UAEMex. Ambientalista, incansable difusor de la protección, conservación y desarrollo sustentable de los recursos naturales, y promotor del trato digno y bienestar animal.

Facebook. Antero Carmona

Twitter. @antero_carmona

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí