Apelar a la sensatez…
La contienda del domingo 4 de junio del presente en el Estado de México, sin duda alguna será la más cerrada en la historia de la entidad.

A la final, se perfilan sólo 2 candidatos, Delfina y Alfredo.

En lo personal, considero un triunfo para cualquier democracia, una elección en la que exista una competencia tan férrea y pareja, ello nos guste o no, es parte esencial de tener varias opciones para elegir.
Ahora bien, el cómo se elija, tendrá una trascendencia toral en la dirección hacia la que se dirija el rumbo del estado.

El Estado de México ha progresado mucho, quedan sin duda alguna, amplios retos por superar.

Mientras, que el enojo, parece inflar a una candidata, que hoy en día puede y ha tenido la oportunidad en el mismo estado al que pretende gobernar de superarse hasta compartir la mesa con aquellos a los que acusa de ser privilegiados. Lo cierto es, que ella misma es la única que se ha visto envuelta en sendos escándalos en la única oportunidad real que ha tenido de gobernar.

Cómplice de un grupo político que no sabe más que “mochar” y engañar a quienes dependen de ellos, en Texcoco, Delfina hizo y deshizo a su antojo. Habría que ver en que, beneficio la calidad de vida de los habitantes de ese municipio durante su gestión. De la revisión rápida que hice del mismo, les puedo adelantar que en nada.

Es precisamente, ahí, donde tenemos que enfocarnos como ciudadanos, en el escrutinio y la sanción al actuar político cuando las oportunidades se nos brindan de mejorar la calidad de vida de nuestros semejantes, en eso, precisamente, se debiera de basar el juicio de a quien sí y a quien no, le confiamos nuestros destinos.

Mientras que el Presidente encarceló a la maestra Elba Esther, hoy, aquellos que se dicen distintos, presumen una alianza que sólo demuestra su desesperación, y su voracidad para acceder al poder a como dé lugar.

Mientras que Alfredo, pertenece a un grupo político del cual algunos personajes dejan bastante que desear, también es cierto, que es un hombre decente y de familia. De propuestas, sin escándalos en su desempeño como funcionario público. Alfredo, no puede darse el lujo de fallar en el Estado de México, se convertirá, seguro estoy, en un gobernador transformador y ejemplar de la nueva generación. No del PRI, sino de México y de los que creemos en la política como el mejor vehículo para servirle a los demás.

No me resta más que apelar a la sensatez.

El 4 de junio, no sólo se decidirá el rumbo del Estado de México, sino del país entero. Se decidirá entre la continuidad de lo que funciona y el compromiso formal e irrenunciable de corregir y adelantar lo que no. O en darle a manejar un tráiler a una persona que a duras penas sabe manejar un vehículo automático, que seguramente le entregará a su jefe político para sus fines personalísimos. En resumidas cuentas, a lo peor de lo peor, de los demás partidos políticos y de la clase política.



*El autor es Licenciado en Relaciones Internacionales. Actualmente se desempeña como Secretario Técnico de la Secretaría de Salud del Estado de México.

Contacto en redes.
Twitter: @fabianotero
Facebook: Fabian Otero Aguilar
Fabian A. Otero Aguilar