La reducción de la contaminación por cuarentena no tendrá efecto a largo plazo en el clima del planeta

La pandemia hizo que gran parte del mundo paralice de golpe sus actividades económicas ocasionando un descenso en nuestros niveles de contaminación. Sin embargo, de acuerdo a una investigación publicada en Nature Climate Change, esta caída en las emisiones, no tendrían ningún efecto a largo plazo.

El equipo de investigadores, liderado por Piers Forster del Centro Internacional para el Clima Priestley en la Universidad de Leeds, utilizó datos de código abierto para calcular cómo los niveles de 10 gases de efecto invernadero y contaminantes atmosféricos diferentes cambiaron en más de 120 países entre febrero y junio de este año.

Los científicos descubrieron que la contaminación, como el CO2 y los NO2, disminuyó en el período entre un 10% y un 30%. Sin embargo, dado que los cambios de comportamiento masivos durante el bloqueo fueron solo temporales, es poco probable que las emisiones más bajas influyan en el clima.

Incluso suponiendo que las restricciones de viaje y el distanciamiento social continúen hasta el final de 2021, el equipo concluyó que esto solo disminuiría 0,01 ºC para el 2030. “Aunque los cambios temporales pueden ayudar, es necesario reducir el CO2 permanentemente para hacer mella en el calentamiento global”, dijo Forster a la BBC.

«La cuarentena demostró que podemos cambiar rápidamente, pero también mostró los límites del cambio de comportamiento”, Forster a AFP. “Sin un cambio estructural subyacente no lo lograremos”.

Aun así, esta catástrofe está abriendo una oportunidad. “Lo importante a reconocer es que se nos ha brindado una oportunidad masiva para impulsar la economía al invertir en industrias verdes, y esto puede marcar una gran diferencia en nuestro clima futuro”, dijo Harriet Forster coautora del estudio.

El equipo dice que, si el transporte regresa lo que era antes de la pandemia, y el mundo continúa invirtiendo fuertemente en combustibles fósiles durante la recuperación, hay una probabilidad muy alta de que se supere el umbral de calentamiento de 1,5 °C para 2050.

Por otro lado, si la recuperación tiene un enfoque ecológico, evita los bloqueos y rescates de combustibles fósiles y reduce las emisiones globales a cero para el 2050, el mundo tendría alrededor de un 55% de posibilidades de mantenerse por debajo del umbral de 1,5 °C a mediados de siglo.

De la misma opinión es Pete Smith, profesor de suelos y cambio global en la Universidad de Aberdeen. Regresar a como estábamos significaría “haber descartado nuestra mejor oportunidad de encaminar al mundo hacia emisiones netas cero», sentenció el especialista.

Sin duda la pandemia de COVID-19 nos presenta una pequeña oportunidad para hacer las cosas bien. Los desastres son a menudo históricamente el momento del mayor cambio, ya pasó antes y puede volver a pasar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí