Sin reglas claras más de $96.3 mil millones de pesos para medicinas e insumos

 

El pasado miércoles y en sesión extraordinaria, la Cámara de Diputados aprobó modificar el artículo 1 de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público para excluir <<así es, quitar de todo marco procesal y legal>>, las compras de medicinas y equipos médicos del sector público a organismos internacionales.

Para ser más claros, el texto quedó así:

“Queda exceptuada de la aplicación de la presente Ley, la adquisición de bienes o prestación de servicios para la salud que contraten las dependencias y/o entidades con organismos intergubernamentales internacionales, a través de mecanismos de colaboración previamente establecidos, siempre que se acredite la aplicación de los principios previstos en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos”

Pero esto qué significa, pues sencillamente que, sin regulación al respecto o algún documento normativo (procedimiento, restricciones, plazos y demás – como una licitación normal), el Estado Mexicano ocupará $96.3 mil millones de pesos, para comprar medicinas y equipo a organismos internacionales; lo que sí es cierto es que, al ser recurso público, forzosamente se debe hacer transparente toda la documentación al respecto (Art. 1 de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental y Cifra del PEF para salud y de la base de datos de finanzas públicas de la SCHP y aportada por una gran amiga).

Esto causó molestia en la Industria Farmacéutica Mexicana porque dejaran de recibir pedidos, de grandes dimensiones, del Gobierno Mexicano <<si algunos hicieron negocios, pues están perjudicando a todos>>; el problema, es que la misma Ley reformada dice que se le debe dar preferencia a la participación de la industria mexicana (Art. 8 y 14 LAASSP), pero no les importó y se cubren con la exclusión; pero de la que no se salvan, es de la Comisión Federal de Competencia que tiene como objeto garantizar la libre competencia (Art. 28 Constitucional) <<otra idea más para los que quieran interponer un juicio, ojalá inviten y no se quieran ver como el gobierno, acaparando todo>>.

Ahora bien, recordemos que las compras de medicinas o equipos es mejor si son consolidadas y de eso se encarga la Oficialía Mayor de la SCHP y que fue una de las reformas de la Cuarta Transformación <<cosa que veo bien, si es que los ojos no les empiezan a brillar con tanto dinero en juego>>.

Sin embargo, en la redacción del texto añadido a la Ley, se desconoce cuáles serán los mecanismos de colaboración previamente establecidos (tratados, acuerdos o qué) para realizar estas compras y que, en el desarrollo de éstas, se puede violar algún tratado o acuerdo.

Además, dice que deberán cumplir con los principios que señala la Constitución, <<pensamos que se refiere a los del artículo 134, pero al no decirlo, es discrecional y eso se llama violación a los principios de certeza y certidumbre jurídica, <<pues bueno, dimos otra idea quizá de impugnación>>.

Cabe señalar, <<para que no se nos olvide>>, que la compra de medicinas y equipo debe cumplir con los principios de eficacia, economía, transparencia y honradez que señala el artículo 134 de nuestra Constitución, <<estos principios rigen para todo peso que tenga y gaste la Federación, aunque muchas veces vemos que no es así>>.

Al respecto, en la mañanera del día de ayer, el Presidente designó a David León (actual Coordinador Nacional de Protección Civil), como el nuevo Director de la Empresa Distribuidora de Medicinas, Vacunas y Equipo Médico, <<ah caray, y esa empresa de dónde salió>>.

Pero bueno, la realidad es que dicha empresa paraestatal o bajo la figura que le quieran dar, deberá contar con los mecanismos legales de existencia y actuación; documentos que seguramente ya se están trabajando, <<si no, pues ya les dimos la idea>>.

Ahora bien, pasemos a la otra parte, existe un Cuadro Básico y Catálogo de Medicamentos que se aprueba año con año, donde participan SALUD, IMSS, ISSSTE, SEMAR, SEDENA y PEMEX (porque todos éstos tienen hospitales); y este documento contiene más de 951 medicamentos genéricos, más de 1,815 claves para saber los medicamentos de primer, segundo y tercer nivel que se necesitan en el país.

Esto está perfecto, el problema se da <<en caso de que suceda>>, si el medicamento o vacuna a adquirir (COVID-19, que no existe), no está en el este documento y es necesario hacer toda una serie de trámites para su llegada a México, como puede ser sencillamente la COFEPRIS.

Como vemos, la reforma se pudo mejorar, platicando con la industria, asegurando precios y calidad y participando con los organismos internacionales; el pastel es muy grande, hay para todos; <<por cierto, mucho éxito a David de León, que tendrás a la oposición encima, al grado de comparar calidad y precio, porque todo está en COMPRANET>>.

Mario Alberto Zapata Barajas

@MarioAZapataB

Abogado, político, esposo, hijo de padres maravillosos, hermano, amigo de todos; aquí encontrarás una voz imparcial y propositiva; mi gusto, una política diferente.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de Cadena Política.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí