Ramírez Cuéllar nos dio “Bonillazo” en Morena: Alejandro Rojas Díaz Durán

Alejandro Rojas Díaz Durán, Aspirante a Presidente Nacional de Morena ha publicado un comunicado entorno a la situación que está enfrentando el partido.

 

La minoría radical golpista de Morena entró en colisión contra el lopezobradorismo y contra la legalidad.

Coyoacán, Ciudad de México, a martes 14 de julio de 2020.

Están poniendo en riesgo la legalidad interna y la institucionalidad política de Morena, porque sin dirigentes electos democráticamente por todo el lopezobradorismo, no habrá unidad organizativa para competir con éxito en las elecciones federales del 2021.

No permitiré el golpismo autoritario de estos ambiciosos vulgares que se quieren perpetuar en los cargos.

Acudiremos a la máxima autoridad electoral del país, para que la UNAM y el INE organicen el proceso de renovación, no sólo de la dirigencia nacional, sino de todos los dirigentes municipales y estatales de Morena, bajo los principios constitucionales de certeza, independencia, imparcialidad, objetividad, legalidad, equidad y democracia.

La minoría radical golpista de Morena no gana una elección ni yendo a bailar a Chalma.

Si permitimos el “Bonillazo”, sepultarán electoralmente a nuestro movimiento, dañando irrremediablemente a la 4T y al Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Desde el principio, la minoría radical golpista ha desarrollado un plan con maña, para darle largas al cumplimiento de la sentencia del Tribunal Electoral y llegar a septiembre sin realizar la renovación de dirigentes.

¡Pero NO pasarán!

Exhorto a todos los liderazgos lopezobradoristas, Senadores, Diputados Federales y Locales, Presidentes Municipales, de verdadera izquierda democrática y progresista del país, a que solicitemos al TEPJF, que las encuestas abiertas también se amplíen a las dirigencias estatales y municipales y se realicen, por excepción, en septiembre.

El Tribunal Electoral no puede dejar en la indefensión jurídica y en desventaja organizativa, política y electoral a Morena frente a los demás partidos políticos, que sí tienen estructuras consolidadas hace décadas para competir en el 2021.

Mientras Morena no elija a sus dirigentes democráticamente en todo el país, entraremos al proceso electoral del 2021 con una incipiente y desorganizada estructura política-electoral, que puede redundar en una derrota ante nuestros adversarios, porque a ellos les sobra el dinero que desviaron de las arcas públicas y que han invertido en mantener y aceitar estructuras y liderazgos políticos para movilizar el voto a su favor, en tanto que nosotros no tenemos ni un teléfono nacional para orientar a la gente.

Morena es un movimiento que se organizó espontáneamente por el pueblo de México, para llevar a la Presidencia de la República a Andrés Manuel López Obrador, pero carece de estructuras organizativas eficaces y eficientes surgidas de procesos democráticos, porque la necedad de la Nomenclatura de imponer por “dedazo” a los dirigentes en los Estados de la República, nos tiene postrados, sin brújula y sin dirección política, menos aún tenemos estructuras ni Comités de Protagonistas del Cambio Verdadero en cada una de las 68,436 secciones electorales del país.

A Morena lo están echando a perder.

Es facultad de la máxima autoridad electoral interpretar las leyes y el Estatuto de Morena, a fin de tutelar y proteger el máximo derecho político de millones de lopezobradoristas, para elegir a todos sus dirigentes nacionales democráticamente, aún en medio de la crisis sanitaria del COVID-19, para que sean 3 encuestas abiertas telefónicas, coordinadas por la UNAM y por el INE.

La metodología de las encuestas la deberá realizar la UNAM ; y por consenso, los aspirantes, seleccionemos a 3 empresas encuestadoras, para que realicen 30 mil llamadas telefónicas cada una, encuestando únicamente a los mexicanos que respondan que sí votaron por Morena y por el Presidente Andrés Manuel López Obrador en el 2018, y así para evitemos filtraciones de nuestros adversarios.

Que el costo de las encuestas las descuente el INE de nuestras prerrogativas y que también organice un debate previo a su aplicación.

Que cada aspirante integremos una fórmula estatal y municipal, para aprovechar las mismas encuestas y tengamos estructuras completas antes de fin de año.

Podemos organizar las fórmulas en agosto y la aplicación de las encuestas podrían ser en septiembre, por excepción, si el Tribunal Electoral así lo decide.

Pero de que habrá encuestas abiertas a los lopezobradoristas, las habrá.

A la minoría radical golpista la enviaremos a las catacumbas ideológicas de su autoritarismo, del cual nunca debieron de haber salido cual zoombies enloquecidos.

Como bien dijo Porfirio Muñoz Ledo: “que se vayan los lambiscones y corruptos de Morena”. Yo agrego: “que se vayan los lambiscones, corruptos y golpistas de Morena.

¡Hasta la Victoria siempre, desde abajo y con la gente!

¡Juntos Hacemos Morena!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí