4 Claves para hacer un presupuesto personal efectivo

Cuando se habla de consejos acerca de cómo mejorar las finanzas personales uno de los consejos que más se repiten para los principiantes son “haz un presupuesto” y las personas, a pesar de que ya lo saben, demuestran su rebeldía queriendo encontrar atajos que les permitan tener buenos resultados pero sin tener que invertir el esfuerzo.

El asunto es que con las finanzas personales rara vez hay atajos que funcionen, sobre todo si los resultados que quieres obtener so permanentes y no una cuestión temporal debido a un golpe de suerte.

En caso de que pienses que tu verdadero problema es que no estás ganando tanto como te gustaría, la recomendación es que aprendas en Gananci cómo ganar dinero a través de Internet. Hoy en día existen muchísimos métodos que pueden adaptarse a diferentes estilos de vida, expectativa y niveles de estudios de los usuarios.

Sin embargo, cuando el manejo de las finanzas no es el correcto, prácticamente la cantidad de tus ingresos es algo que influye mucho menos de lo que debería ya que la administración es algo vital para hacer que el dinero rinda y pueda ser utilizado en algo que de verdad marque la diferencia

¿Te ha pasado que sales a la calle con dinero en los bolsillos y al regresar no tienes nada por lo que te preguntas a dónde fue a parar? ¿O alguna vez te pasa que recién -un par de días- después de cobrar ya no tienes nada y debes esperar con esperanza que llegue pronto tu próxima fecha de cobro? A muchas personas les pasa esto y la razón es que no tienen una gestión óptima de sus finanzas.

Si de verdad quieres ver un cambio significativo en tus resultados, puedes lograrlo sin que sea necesario obligatoriamente hacer que tus ingresos mejoren -aunque eso nunca está de más-. Lo que no puedes esperar es seguir tomando las mismas acciones pretendiendo llenar tus expectativas financieras, esto no tiene mucho sentido en realidad.

Como mencionamos anteriormente, para poder tener una salud financiera estable y de calidad, se requiere de esfuerzo, es decir, no cae simplemente del aire. Las personas que lo logran son aquellas que han tenido una educación financiera ya sea de manera autodidacta o como herencia de alguien que les tuvo el suficiente aprecio como para heredarle sus conocimientos. No mencionamos en este punto la educación académica tradicional ya que no contempla las finanzas personales lo cual es un gran problema ya que esto se trata de algo fundamental para la vida de las personas.

Si todos pudiéramos recibir educación acerca de las finanzas personales desde primaria seguramente la economía del mundo fuera muy diferente, pero no es así y las personas que deseen obtenerla deberán conseguirla por sus propios medios y en muchos casos sentir que van en contra de la corriente porque muchos de los consejos de los expertos en finanzas personales te hacen ver las cosas de una perspectiva diferente a la que tiene la población en general.

Ahora, la manera de comenzar este cambio significativo es partiendo desde el lugar correcto y ese lugar es un buen presupuesto. Aunque quizá quieras resistirte a él, un buen presupuesto tiene el potencial de darte muchos beneficios, entre ellos los que mencionaremos a continuación:

Al manejar un presupuesto tienes mayor consciencia acerca de tu realidad financiera

Un presupuesto te permite planear con anticipación tus gastos

Te ayuda a reducir gastos que no necesitas que muchas veces se convierten en fugas importantes de tu dinero

Te da mayor posibilidades de ahorro e inversión

Permite que puedas distribuir de manera adecuada tus ingresos

Hace que seas más organizado en tus finanzas personales lo que te da resultados palpables desde el primer momento en que lo pones en práctica hasta en el mediano y largo plazo si puedes mantenerlo en el tiempo.

Te hace conocer con exactitud cuáles son los gastos fijos que tienes periódicamente para que puedas actuar en base a estos. Muchas personas al realizar su presupuesto se dan cuenta que habían estado gastando más dinero del que perciben, lo cual es como un suicidio de la economía personal.

Entre otros

Los presupuestos no tienen que ser exclusivos para las familias y/o empresas. Los individuos pueden tener sus propios presupuestos personales para gozar de las ventajas de esto.

El asunto es que cuando el presupuesto no se realiza de manera correcta será más difícil que pueda seguirse y los beneficios no existirían, lo que probablemente te haría tirar la toalla en cuestión de poco tiempo. Para que esto no te ocurra te dejaremos algunas claves para que puedas crear un presupuesto lo suficientemente bueno en la teoría como para que pueda servirte en la práctica:

Tómate tu tiempo

No pretendas crear un presupuesto de la nada en cuestión de una hora si quieres que este sea realista. El realismo es una de las características más importantes que debe tener un presupuesto para que funcione y no será realista si tratas de apresuras las cosas y no te tomas el tiempo de hacer las “investigaciones” en las cuales basarlo.

Necesitas conocer un poco tu comportamiento previo. Por ejemplo, para saber cuánto gastarás en gasolina o transporte durante el mes, haz cálculos de cuánto dinero gastaste en el rubro los últimos tres meses (en promedio). Necesitarás ejercitar tu memoria y probablemente buscar facturas, pero mientras más cercano a la realidad sea, tendrás un presupuesto mucho más sólido.

El presupuesto tampoco es algo como una tesis que debes escribir en varios meses mientras reúnes todos los antecedentes y citas. Con un par de días en el cual le puedas dedicar algunas horas enfocadas a realizar el proyecto, podrás obtener lo que requieres.

Sé detallado

No te conformes con hacer un presupuesto simple o muy abierto porque no te serviría de mucho, prefiere ser detallado. Para lograr esto divídelo en categorías, por ejemplo, en la categoría de “educación” puedes incluir no solamente tu matrícula en la universidad (en caso de que aplique), sino también el dinero que destinas a la compra de los libros, los cursos que realizas, entre otros.

Los detalles no tienen que ver solamente con las categorías, sino también con la periodicidad del presupuesto. Es decir, no gastas lo mismo todos los meses, pero al tener un buen presupuesto como base, lo único que deberás hacer luego es adaptarlo haciéndole algunos cambios dependiendo del mes. Además, el tener el promedio es una información importante para poder guiarte.

Incluye las deudas en tu presupuesto

Estas no tienen que ser demasiado formales como la tarjeta de crédito para que la incluyas, también las deudas informales cuentan porque también influyen en tus ingresos. Si tienes el hábito de entrar en deudas informales (compras que no estaban previstas y a crédito), cuando empiezas a incluir estas en tu presupuesto y a darte cuenta del dinero que gastas en ellas verás cómo te haces más consciente y eliges con mayor sabiduría las deudas con las que te comprometes.

Asimismo, al tener las deudas especificadas en tu presupuesto puedes hacer planes de acción para irlas disminuyendo. Toma en cuenta que las deudas son compromisos que adquieres y que debes saldar en el futuro, por lo que la recomendación es que las evites a toda costa porque suelen ser una de las fuentes de estrés más citadas por las personas hoy en día.

Si tu sufres de estrés ya sea por las deudas, la carga de trabajo o la suma de todas estas situaciones en tu vida, estás poniendo en peligro tu salud así que te recomendamos echar un vistazo a este artículo de Gananci con consejos para quitar el estrés comprobados por científicos

No dejes por fuera ninguna fuente de ingresos y egresos

Este punto también es de suma importancia porque muchas personas cran su presupuesto y “se les pasa” colocar información que puede ser la razón por la cual las cuentas no dan de la manera en que deberían.

Quizá todos los días gastas dinero en cosas sin darte cuenta como el café en la oficina o quizá comprando revistas semanalmente, en la suscripción a algún sitio web que prácticamente no usas, entre otras cosas, pero cuando incluyes toda esta información tendrás un panorama más completo.

Lo mismo ocurre con el dinero que percibes. Algunos eligen realizar su presupuesto personal solamente incluyendo el salario de su empleo formal, pero el resto de los ingresos que perciben de distintas fuentes lo toman en cuenta haciendo que la administración global de los ingresos no sea tan eficaz como pudiera ser.

Ahora que tienes esta información y puedes ver que un presupuesto es indispensable para tener una mejor gestión de tu dinero ¿Cuándo comenzarás?

Sobre el Autor:

 

Soy Andrés Gananci, un emprendedor y aventurero apasionado de la vida. Fundé mi primer negocio online con tan sólo 17 años. 12 años después, sigo viajando por el mundo mientras trabajo desde casa.

 

Editor de gananci.com

 

También puedes encontrarme en Facebook y Gmail

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí