La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (OACDH) de Naciones Unidas calificó el viernes como “racistas” presuntas declaraciones del presidente estadounidense, Donald Trump, quien habría dicho que inmigrantes de África y Haití provenían de “países de mierda”.

Trump cuestionó el jueves por qué Estados Unidos querría recibir a inmigrantes de Haití y naciones africanas, refiriéndose a algunos como “países de mierda”, según dos fuentes familiarizadas con los comentarios formulados en la Casa Blanca.

“Estos son comentarios impactantes y vergonzosos del presidente de Estados Unidos. No hay otra palabra que se pueda usar sino ‘racista'”, dijo el portavoz del OACDH, Rupert Colville, durante una rueda de prensa en Ginebra.

“No se puede descalificar a países y continentes enteros como “países de mierda”, cuya población completa, que no es blanca, y por lo tanto no son bienvenidos”, agregó.

En noviembre, el Gobierno de Trump decidió poner fin al estatus para inmigrantes de Haití y Nicaragua. Dio plazo hasta julio de 2019 para que aproximadamente 59.000 inmigrantes haitianos a los que se había dado el estatus vuelvan a su país o legalicen su presencia en Estados Unidos. A los nicaragüenses les dio plazo hasta enero de 2019.

“El futuro de los ‘dreamers’ no debería ser usado como moneda de cambio para negociar la inmigración y medidas de seguridad más restrictivas y severas posibles. Estos son seres humanos, no materias primas”, sostuvo Colville.

El término “dreamers” es usado para señalar a inmigrantes indocumentados que fueron llevados a Estados Unidos cuando eran niños.

El viernes, Trump admitió en una publicación de Twitter que había utilizado un lenguaje áspero en una reunión con legisladores donde tocaron el tema de la inmigración, pero negó haber pronunciado las palabras referidas.