En un esfuerzo por frenar la caza furtiva de elefantes, China, uno de los mayores mercados de marfil en el mundo, terminó el 2017 con la prohibición total de la venta y el procesamiento del llamado “oro blanco”.

“A partir de ahora, la compra y venta de marfil y de productos derivados por parte de mercados, tiendas y comerciantes es ilegal”, declaró el Ministerio de Bosques.

“Desde ahora, si un comerciante les dice que es un ‘vendedor de marfil aprobado por el Estado’, los está engañando y está violando intencionadamente la ley”, agregó.

La medida, que estaba funcionando de manera parcial, se tomó hace un año, gracias a la presión de distintas organizaciones defensoras de los animales que advierten sobre las presiones de la caza furtiva a los elefantes africanos.

Es que en menos de una década más de 110 mil elefantes africanos fueron asesinados para satisfacer la demanda en Asia, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Se estima que la población actual de estos animales es de aproximadamente 415 mil, en contraste con los cerca de 4 millones que se registraban a inicios del siglo XX.

 

Con info de: Noticiasambientales.ar