Armadillos, ocelotes, palomas, guaguas, cusumbos, entre otros animales silvestres que habían sido desplazados de los bosques de Medellín, están regresando a su hogar.

Así quedó registrado en las cámaras fotográficas instaladas en diciembre por la Secretaría de Medio Ambiente en los cinco corregimientos de la capital antioqueña. Estas especies volvieron a 609 hectáreas de zonas boscosas gracias a un proceso de repoblación con plantas y especies arbóreas.

La bióloga de la Universidad del Valle, Johana Ramírez, señala que el hecho de que la fauna silvestre retorne a un territorio es indicador de que se está recuperando la flora.

“Cuando una especie desaparece es un desastre ecológico. Cada animal cumple una función en la cadena trófica y por eso es fundamental conservarlos. Ellos dispersan semillas en su tránsito, recuperan flora desaparecida y equilibran el ecosistema”, explica.

 

Con info de: Noticiasambientales.ar