Al admitir que hay un “ligero” repunte en la incidencia delictiva en la Línea B del Metro, principalmente, y que el Sistema de Transporte Colectivo (STC) no tiene la tecnología para revisar a los cinco millones y medio de usuarios que a diario se trasladan por esta red, Jorge Gaviño, director general del organismo, dijo ayer en entrevista exclusiva con El Sol de México que se va a reforzar la vigilancia con cien policías sobre todo en ocho estaciones de esa línea que llegan al Estado de México, luego de que el pasado miércoles por la tarde-noche un usuario recibió un balazo en la cabeza al negarse a ser asaltado en un vagón.

“No podemos tener una tecnología para revisar a todas las personas que ingresan al sistema, que son más de cinco millones, pero los usuarios deben estar tranquilos de que tenemos un Metro seguro”, destacó el funcionario capitalino.

Explicó que ya atiende la instrucción que le dio ayer el jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, sobre reforzar las medidas de seguridad en todo la red del Metro, que cuenta en total con 195 estaciones.

 Informó que se incrementará el número de policías de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina (SSP-CdMx) asignados a la vigilancia de las estaciones que opera este organismo.

“Sí hay un incremento en el índice delictivo, (por lo que) necesitamos reforzar las medidas de seguridad para evitar más ilícitos en contra de los usuarios. Vamos a reforzar la vigilancia. Van a ser cien policías, además de Policía de Investigación de la Procuraduría capitalina, agentes que van a ir de infiltrados para frenar la incidencia delictiva. Vamos a entrar en coordinación con las autoridades mexiquenses”, destacó.

Una colaboradora de este diario también fue víctima y testigo de un asalto, el cual ocurrió alrededor de las 14:00 horas del pasado martes en la estación Morelos, cuando un grupo de al menos siete sujetos, dos de ellos “iban armados” le quitaron sus pertenencias. Sobre este caso, Gaviño Ambriz dijo que conoce el tema, pero señaló que no eran armas de fuego lo que llevan los delincuentes, sino “que simularon que llevan otro tipo de objetos”.

Cuestionado sobre el uso de los sistemas de comunicación de radio Tetra que posee el Metro para la coordinación de la vigilancia en sus instalaciones, el funcionario explicó que el personal ocupa estos medios, incluso han adquirido aparatos de última generación.

Sin embargo, el suceso en la estación Romero Rubio de la Línea B, “no es una situación que ocurre del diario. “Se dio porque es situación que ya rebasa al personal del Metro”, admitió Jorge Gaviño.

El director del Metro hizo énfasis en que dentro de la aplicación del Nuevo Sistema Penal Acusatorio, como parte de la Reforma Penal, se relajó la sanción a la posesión de armas de fuego, y cuyas medidas para inhibir esta conducta compete a la Federación.

Desde hace más de un año, Miguel Ángel Mancera ha planteado una iniciativa al Congreso de la Unión para castigar la portación de arma de fuego en la ciudad, incluso como presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago). Actualmente la propuesta del jefe de gobierno se encuentra en el Senado de la República, donde -hasta la fecha- aún no han dado una postura sobre la posible legislación que incremente el castigo a quien viole la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos.

En tanto se discute la propuesta, la vigilancia en el Metro será reforzada con cien elementos en cada turno, específicamente en vagones y entradas de ocho estaciones de la Línea B que van hacia el Estado de México como Ciudad Azteca, Plaza Aragón, Múzquiz, Río de Los Remedios e Impulsora, entre otras, de acuerdo con la página oficial de esta línea.