Una investigación realizada por la Universidad de Texas determinó que nalguear o golpear a los niños para reprenderlos por alguna mala conducta está relacionado con relaciones de pareja violentas y, en consecuencia, poco duraderas.

En base a estudios publicados en el Science Direct y The Journal of Pediatrics, los niños golpeados al crecer tuvieron mayor propensión a desarrollar conductas antisociales, lo cual impacta negativamente en sus relaciones de pareja.

“Sabemos que el abuso infantil se relaciona con la violencia en el noviazgo, entre los padres y contra la comunidad”, declaró el investigador de la Universidad de Texas, Jeff Temple.

Por ello, recomendó a los padres evitar el castigo corporal y educarlos con base en valores de respeto al prójimo.