Contenta de estar nuevamente en este espacio, ahora con días distintos de los acostumbrados, – nuestra cita será los miércoles – me presento ante ustedes con la emoción que causa el retorno a la casa.

Tal vez el hecho de estar más que nunca dedicada a realizar proyectos que amo enormemente me había mantenido alejada, – a veces creo que la felicidad es así: egoísta – sin embargo compartir lo que se hace y darlo a conocer es una manera de involucrar a otros y de hacer de la felicidad algo colectivo y me parece hermoso.

Creo que esa es la labor de la cultura, la de compartirse con los otros, la de brindar espacios de creación, de expresión y de retroalimentación. La labor de la cultura es transmisora, pero al mismo tiempo tiene un mucho de introspección y de reflejo de la sociedad en que nos desarrollamos.

Creo firmemente en la labor sanadora de la cultura y en las posibilidades infinitas que esta presenta desde las Bellas Artes: música, pintura, escultura, literatura, arquitectura, teatro y cinematografía, además de brindar esparcimiento a aquellos que las disfrutan, es semilla que sensibiliza y permite a los seres humanos desarrollar un criterio, valorar al arte y generar un espíritu crítico.

El bienestar de las sociedades tiene que ver con la posibilidad de alcanzar un desarrollo integral en sus individuos en diversos ámbitos de la existencia y la cultura está llena de las actividades que llenan el alma de los seres humanos, para muestra un botón: El hábito de la lectura y la cantidad de obras que existen para disfrutar de ella, pero sobre todo las manera de lograr el acercamiento de las personas a la misma, tiene mucho que ver en primera instancia con el ejemplo recibido en casa. Mucho se habla desde que tengo uso de memoria de que los mexicanos no somos un pueblo lector, de hecho “en mis tiempos” se decía que leíamos medio libro al año, actualmente las cosas “han mejorado” y el índice de lectura nacional se ha elevado de manera importante a 2.5 libros por mexicano al año, lo cual quiere decir que sigue habiendo quienes no leen absolutamente nada y quienes seguimos haciendo la tarea de todos aquello que han decidido pasar su vida en las redes sociales, la televisión o NETFLIX.

En nuestro próximo encuentro les platicaré las razones para el fracaso del Sistema Educativo Nacional en el fomento a la lectura, mientras tanto y para ir avanzando ¿qué les parece compartir conmigo en @PalomaCuevasR su top 3 de libros favoritos hasta ahora y las razones por las que decidieron leerlos? Mientras tanto ¡Vámonos a vivir!