En la reunión sostenida en la Junta de Coordinación Política (Jucopo), en el Senado de la República, Jan Jarab, representante de las Naciones Unidas, dijo que “seria una pena cerrar el año con trabajo tan exitoso con una ley tan controversial” en referencia a la Ley de Seguridad Interior.

Jarab indicó que “la oficina siempre ha expresado su preocupación, y la Ley de Seguridad va ocasionar grandes violaciones a los derechos humanos por las propias fuerzas armadas, lo cual lamentablemente ha ocurrido”, dijo Jan Jarab quien enfatizó que en la década pasada “el uso del paradigma militar no fue exitoso”.

Así mismo marcó la diferencia entre recientes leyes secundarias sobre prevención y erradicación de la tortura así como de desaparición forzada, enfocadas en garantizar el respeto a los derechos humanos, “la Ley de Seguridad Interior no lo es” indicó Jarab.

El representante del Alto Comisionado de las Organización de las Naciones Unidas en México, dijo a los senadores que hoy recibió información sobre el dictamen de la Ley de Seguridad Interior, la cual no pasó por la oficina de la senadora Angélica de la Peña, presidenta de la comisión de derechos humanos.

“En nuestras oficinas seguimos convencidos desde hace mucho tiempo que la discusión de derechos humanos tiene que ser central en las deliberaciones sobre esta ley”

Jarab dijo que el alto comisionado de la ONU ha sostenido que desde que el gobierno mexicano adoptó la decisión de enviar las fuerzas armadas en la batalla contra el crimen organizado, la decisión “es y ha sido equivocada”.

Jan Jarab subrayó que las tareas de seguridad ciudadana no corresponden a las fuerzas armadas por no estar capacitadas para este rol y que la lógica militar no debería aplicarse en el combate contra la delincuencia.