El delegado de Cuauhtémoc, Ricardo Monreal, anunció que no pedirá licencia a su cargo y con eso enfrió la pelea que tenía contra Andrés Manuel López Obrador y Morena. ¿Cómo fue que inició este conflicto?

 

Fue en agosto cuando en un hotel de la colonia Roma en Ciudad de México se dio a conocer el resultado de la encuesta que Morena levantó para decidir al coordinador de Organización Territorial en la capital que además es el virtual candidato a la Jefatura de Gobierno.

 

Claudia Sheinbaum fue la ganadora e inmediatamente Ricardo Monreal protestó ya que no era clara la encuesta. El delegado aseguró que no se podía luchar contra la “nomenklatura” de un partido y dijo que evaluaría sus opciones.

 

A partir de ahí, Monreal lanzó amenazas matizadas respeto a su posible salida del partido. Un hecho que si se hubiera concretado representaría la primera gran división dentro de Morena, además de perder su capacidad como operador electoral.

 

El sismo del 19 de septiembre ocurrió y eso provocó que la lucha electoral capitalina se suspendiera con el fin de atender la emergencia. Así, el enfrentamiento entre Monreal, Sheinbaum y Morena se silenció por casi dos semanas.

 

Coqueteo con otros partidos

El 19 de octubre, el PRI designó a Eruviel Ávila como delegado especial con funciones de presidente en el partido tricolor capitalino y una de sus primeras declaraciones fue que se acercaría a Monreal ya que era un político respetable.

 

Monreal reaccionó rápidamente y usó la declaración de Ávila para decir que no sería candidato del PRI pero sí podría incluir a ese partido en su gobierno con el fin de gobernar para todos.

 

Fue el 26 de octubre en una entrevista con Adela Micha en donde el delegado de la Cuauhtémoc anunció que pediría licencia el 10 de noviembre, un día después de su segundo informe de gobierno pero que aún no decidía su camino hacia 2018.

 

¿Qué hizo AMLO?

Un día después, Andrés Manuel López Obrador declaró que buscaría a Monreal para convencerlo de que no se fuera con “la mafia del poder” porque era un elemento relevante. Este hecho causó sorpresa pues AMLO no había manifestado intención de buscarlo y es muy raro que este político cambie de opinión, sin embargo, lo hizo.

 

La reunión entre ambos tardó más de lo planeado pues originalmente, de acuerdo a fuentes de Político.mx, se acordó para el martes 7 de noviembre cuando ambos estaban presentes en la capital del país, algo que no ocurrió.

 

Los morenistas se encontraron en San Luis Potosí en donde se reunieron en total secrecía. Se sabe que dialogaron sobre el futuro de Monreal en el partido y se especula que AMLO pudo ofrecerle el cargo de secretario de Gobernación si logran la Presidencia en 2018, la dirigencia nacional de Morena o un escaño en el Senado.

 

Un día después, Monreal publicó un video en donde anunció que no pediría licencia y se quedaría en Morena, aunque aclara que sigue evaluando sus opciones.

 

Con esta decisión es casi seguro que Monreal no dejará al partido de AMLO y más bien lo acompañará en la campaña de 2018.