La última pieza faltante de una pintura del artista surrealista René Magritte fue hallada bajo otro trabajo del belga en un museo en Bruselas usando rayos x.

La cuarta parte de “La pose enchantée” (1927) fue pintada por Magritte para crear su obra de 1935 a 1936 “Dios no es un santo”. Muestra dos mujeres apoyándose sobre columnas.

El Museo Real de Artes de Bélgica se asoció con el Centro Europeo de Arqueometría en la Universidad de Lieja para hallar la última pieza del rompecabezas el mes pasado usando radiografías.

“Las radiografías nos permiten ver realmente qué hay detrás de la pintura”, dijo David Strivay, un profesor de la Universidad de Lieja. “Es una sorpresa, por supuesto, hallar la última pieza de ‘La pose enchantée’, pero también es usual ver diferentes procesos (…) con este tipo de técnicas”, añadió.

“La pose enchantée” fue registrada en el catálogo de obras de Magritte, pero el artista cortó la pintura y volvió a utilizar el lienzo en 1932, probablemente para ahorrar dinero.

La primera pieza se encontró en 2013 bajo el óleo de 1935 “El retrato” en el Museo de Arte Moderno en Nueva York. Las otras dos partes fueron halladas en Estocolmo y Norwich.

La obra fue restaurada casi en su totalidad en el Museo Magritte, que alberga más de 40 pinturas del artista.

“Él es una figura internacional en el movimiento artístico del surrealismo, por lo que es muy importante en esta era moderna de la pintura”, dijo Strivay. “Es realmente un placer trabajar con este pintor y entender cómo trabaja”, añadió.