• Miedo a no estar conectado, angustia a dejar el smartphone en casa o consultar los mensajes cada pocos segundos. El teléfono móvil es una herramienta que hoy no falta en la vida de nadie. Un aparato imprescindible que, en muchos casos, se convierte en un problema de salud grave.

El término nomofobia significa “no-mobile-phone phobia” -dependencia al teléfono móvil llevada al extremo-. Este es el nombre con el que se ha definido al “miedo de estar sin móvil”. Puede parecer una simple adicción, pero también es posible que detrás de eso haya un grave problema psicológico.
Con el desarrollo de las tecnologías, han nacido nuevas fobias que se relacionan directamente con la innovación de los dispositivos electrónicos.
El uso diario y continuo de Internet, redes sociales, tablets o smartphones hace que nuestra salud se vea afectada.

Por un lado, se produce una dependencia absoluta de los demás, pues el móvil es una manera de estar conectado. Es todo un problema de autoestima y de relación. De hecho, la inseguridad personal es el factor más común que causa nomofobia.
La idea de perfeccionismo es otra de las razones por las que aparecen estos casos, ya que en estas personas existe una necesidad de hacerlo todo sin ningún fallo.
Al producirse una esclavitud absoluta al móvil, la adicción a veces es incontrolable. Quienes sufren este problema son personas que no pueden apagar el móvil por las noches y que, por tanto, se ven interrumpidos durante sus horas de sueño.

Lo primero que hacen los nomofóbicos al tener un móvil entre sus manos, después de un rato sin utilizarlo, es consultarlo inmediatamente.
“Es como el que tiene adicción al tabaco, que lo pasa mal cuando se le acaban los cigarrillos y que, en cuanto tienen la posibilidad de fumar, lo primero que hacen es encenderse uno”.

El abuso del smartphone se produce muchas veces porque la persona se siente presionada en algunos aspectos de su vida y de los que debería liberarse.
“Nuestra vida ha de estar centrada en nosotros mismos y no en la comunicación con los demás. De hecho, estar en contacto con el resto debería ser considerado como un extra”.

La nomofobia suele darse mucho más en adolescentes, pues ellos tienen más necesidad de ser aceptados dentro del grupo, además de que los jóvenes están más familiarizados con las nuevas tecnologías que las personas más mayores.
Suele ser más común entre el sexo femenino, pues la estructura cerebral de las mujeres hace que tengan más facilidad para comunicar y más necesidad afectiva que los varones. Además, ellas tienen mayor capacidad para establecer relaciones afectivas.
Cómo afecta a las relaciones afectivas.

Las relaciones de pareja se han visto afectadas en gran medida por el uso permanente del smartphone, aunque también es cierto que las facilita en muchas ocasiones. Hoy en día, tenemos muchas formas de comunicarnos, aunque, llevado al extremo, esto provoca un enorme problema.
“El hecho de mantener una relación a través de la pantalla hace que, a la larga, no seamos capaces de ser nosotros mismos cuando estamos cara a cara. Las personas inseguras se benefician al estar protegidas por un teclado y al poder expresar más cosas en la realidad virtual”.
El miedo a la inseguridad aumenta la protección de estar detrás de un aparato y, al pasar más tiempo con el artilugio entre manos, más habilidad adquirimos en su uso y más pánico tenemos al estar cara a cara.
Consejos para lidiar con la nomofobia

– Apuntar lo que sería un uso razonable del teléfono.
– Apagar el móvil durante las comidas o durante una reunión familiar.
– Priorizar la realidad al mundo virtual.
– Apaga el móvil durante la noche. De a poco, puedes proponerte tomar distancia del teléfono móvil apagándolo por la noche.
– Aléjalo de ti. Mientras estés dentro de tu casa, trata de dejar el móvil en otra habitación.
– Breves salidas sin el móvil. Cuando tengas que ir de compras o a algún lugar cercano de tu casa, trata de salir sin tu teléfono móvil.

– Consulta con un especialista. La nomofobia es un trastorno de ansiedad, y como tal, debe ser tratada por un profesional de la salud. Se recomienda la terapia cognitivo- conductual que tiene que ver con la modificación de la conducta.

¿Y tú por cuánto tiempo eres capaz de estar sin tu teléfono móvil?