La actriz israeilí Gal Gadot nuevamente se ha robado las miradas, pero esta vez para exigir la salida de Brett Ratner del proyecto de “Wonder Woman 2”, debido a las acusaciones de varias mujeres que aseguran fueron acosadas sexualmente por el productor de Hollywood.

Según Page Six, Gal Gadot ha presionado para que salga el productor Brett Ratner y su empresa RatPac-Dune del proyecto, luego de las acusaciones en donde seis mujeres indicaron que fueron acosadas sexualmente por el productor.

Ratner es una de las figuras más poderosas de Hollywood, el cual financió junto con Warner Bros. la primera entrega de “Wonder Woman”, también ha colaborado en filmes como “Rush Hour” y “X-Men: la decisión final”.

Según las declaraciones de una fuente cercana a Gal, ella esta en contra de que la empresa de Ratner se beneficie con las ganancias de la cinta, pues la primera entrega ganó más de 400 mdd a nivel mundial, de lo cual el productor se llevó una parte significativa.

Aunque Brett Ratner ha negado las acusaciones, según Los Ángeles Times, el abuso ocurría en casas privadas, sets de rodaje o eventos de la industria.

El mes pasado la actriz demostró su repudio a los hechos, cancelando su asistencia a un evento donde se honraría la trayectoria de Ratner.

Ante los hechos, Warner Bros. rompió las relaciones con Brett Ratner, pero no quedó claro si sólo se castigó al director o a toda relación con su empresa.

La fuente anónima, indicó que Gadot “es dura y es fiel a sus principios. Sabe que la mejor forma de atacar a personas como Brett Ratner es en el bolsillo”.

“También sabe que Warner Bros tiene que apoyarla en este asunto mientras se desarrolla. No pueden tener una película sobre el empoderamiento femenino financiada parcialmente por un hombre acusado de conducta sexual inapropiada de las mujeres”.

Hasta el momento la actriz no ha brindado declaraciones, pero el asunto que se ha destapado en Hollywood sobre estas prácticas tal parece que no terminará, al contrario, se hace más fuerte el apoyo para aquellas mujeres que valientemente han confesado los abusos.